MIRAR LOS PENSAMIENTOS



Tenzin Wangyal Rimpoche:

..."La mente que aferra es la fuente de sufrimiento. Dondequiera que haya una mente que aferra habrá dolor e inseguridad. Pero estamos tan familiarizados con esta molestia o incomodidad, que esta familiaridad en si misma nos resulta confortable, y a menudo no somos capaces de ver a nuestros pensamientos como una expresión de dolor. De hecho estamos convencidos de que mejorando nuestra forma de pensar, y como resultado de nuestros pensamientos, experimentaremos una vida mejor.

... Miramos directamente en la mente que piensa. ¿De donde vienen los pensamientos? ¿Dónde van? ¿Dónde está la mente? ¿Quién está pensando? ¿Quién está observando el pensamiento? Cuando miras directamente en la mente misma, no puedes encontrar nada, y como no puedes encontrar nada descansas, moras.

El pensamiento es la mente en movimiento, la mente movible, no la naturaleza de la mente. Puedes pensar cualquier cosa. Puedes crear cualquier cosa. Cuando permitimos los pensamientos podemos crear historias increíbles que nos hagan reír o llorar. Cuanto más nos identificamos con las historias y con quien crea las historias, más atrapados quedamos en el dolor. Liberarnos del dolor no es cuestión de encontrar una historia mejor. Por el contrario debemos encontrar al narrador de la historia. Pero cuando buscamos al narrador de esta historia, no podemos encontrar nada sólido que sea eso mismo; ni siquiera otra historia.

...Mirando directamente en nuestros pensamientos sin más elaboración, encontramos que los pensamientos son como nubes que se disuelven en el cielo. Nos referimos a este cielo como la base de todo, la fuente o la gran madre. Con la ausencia de pensamiento vemos este espacio más claramente que con la presencia de pensamiento. Pero los pensamiento nos dan una experiencia de contraste, una puerta para descubrir el espacio ilimitado del ser, el cual no es un producto de la mente pensante movible, y no es experimentado por esta mente movible. El espacio ilimitado de ser es percibido directa y desnudamente por la conciencia misma, rigpa. Debido a que conciencia y espacio no están separados, se hace referencia a ellas como unión. Esta unión da nacimiento espontáneamente a las cualidades positivas tales como la compasión. 

Así que, en la práctica de la meditación, no hagas nada. Permítete los pensamientos; se disolverán. Si no se disuelven, obsérvalos desnudamente y ve como se disuelven. Cuando meditamos nos volvemos más y más familiarizados con la franqueza que experimentamos cuando se disuelve nuestro aferramiento. De este modo reconocemos nuestra naturaleza verdadera como Buda, y son posibles natural y espontáneamente las cualidades positivas para el beneficio de los demás."

Fuente y leer más en Edgardoterapiameditacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario