VERDADERO, BUENO Y NECESARIO


El joven discípulo de un sabio maestro lo visita y le dice:
- Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia.
- ¡Espera!- lo interrumpe el maestro- ¿Ya hiciste pasar por las Tres Rejas lo que vas a contarme?
- ¿Las tres rejas?
- Si. La primera es la VERDAD. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?
- No. Lo oí comentar a unos vecinos.
- Al menos lo habrás hecho pasar por le segunda reja, que es la BONDAD. ¿Es bueno para alguien lo que me vas a decir?
- No. en realidad no. Al contrario...
- La última reja es la NECESIDAD ¿Es necesario hacerme saber lo que tanto te inquieta?
- A decir verdad, no.
- Entonces, dijo el sabio sonriendo, si no es VERDADERO, ni BUENO, ni NECESARIO, sepultémoslo en el olvido.

Fuente: Tu diriges tu vida

¿DONDE ESTÁ MI MAESTRO?

"CUANDO EL ALUMNO ESTE PREPARADO APARECERA EL MAESTRO" (Proverbio Zen)

*ALUMNO. 
Sé un alumno. Permanece abierto y dispuesto a aprender de todos y cada uno. Ser alumno significa tener espacio interior para un nuevo saber. Cuando estás verde creces y cuando estás maduro te pudres. Cuando sepas de corazón que cada persona que encuentras en la vida tiene algo que enseñarte, podrás aprovechar al máximo lo que esta te ofrezca.

*PREPARADO. 
Sé un alumno dispuesto. Como alumno, sabes que todos y todo pueden de algún modo ser tus maestros. Como alumno dispuesto, ansías lo que todos y todo pueden ofrecerte. El "giro equivocado" que te lleva a un lugar nuevo e inesperado es una oportunidad para crecer. Preparado significa dispuesto. Disposición genuina y auténtica. Cuando estés asi dispuesto, descubrirás a tu propio maestro personal.

*MAESTRO
El maestro está en todas partes. La ayuda que necesitas será facilitada por el universo en cuanto conviertas tu preparación en disposición. En cuanto estés dispuesto, encontrarás maestros en cada rincón de tu vida. El maestro puede muy bien ser un alma experimentada dispuesta a ayudarte y guiarte hacia los milagros que buscas. Esa alma sabia ha estado siempre a tu disposición. Es tu disposición la que hace que el maestro pueda ayudarte.Los maestros aparecen bajo diversas formas. El tuyo puede ser una cinta que alguien ha dejado "por accidente" en tu coche. Tú maestro puede también ser un libro o un artículo que te haya recomendado un amigo o puede ser tu asistencia a una conferencia... El maestro puede ser un niño que te coge de la mano y te hace una pregunta en la que tú no habías pensado hasta ese momento, y la respuesta que le das al niño es la respuesta que te das a ti mismo. Tu maestro puede ser invisible y aparecer en forma de un pensamiento que viene a tu mente en un momento tranquilo de contemplación, y te anima a seguir una dirección determinada. Cuando tú, el alumno, estés preparado y dispuesto, el maestro aparecerá. Sólo tienes que echar un vistazo en derredor, mirar con ojos nuevos y preguntarte en silencio: "¿quién es mi maestro?".

*APARECERÁ. 
El maestro hace su aparición en todo y en todos cuantos lugares te encuentras. No existen en realidad los accidentes. El universo tiene un propósito. Si el maestro estaba allí y tú lo has pasado por alto, ello formaba parte de la perfección en ese momento en concreto. El maestro estaba allí antes que tú, pero no estaba allí para ti. Aquello era entonces y esto es ahora. Hoy, cuando estás dando un propósito a tu vida y adquiriendo la capacidad de hacer aparecer milagros en tu vida, reconocerás al maestro.

Wayne Dyer.

NUNCA TE JUSTIFIQUES


Nunca te justifiques a ti mismo con nadie.  Porque la persona que te quiere no lo necesita, y la persona que no te quiere no te creerá. 
No dejes que alguien se convierta en prioridad en tu vida, cuando tú solamente eres una opción en la suya.  Las relaciones son mejores cuando son equilibradas.


Cuando despertamos en la mañana, tenemos dos alternativas.  Volvernos a dormir y soñar, o nos despertamos y perseguimos esos sueños. 
La elección es tuya.

Hacemos llorar a los que se preocupan por nosotros.  Lloramos por aquellos que nunca se preocupan por nosotros.  Y nos preocupamos por aquellos que nunca llorarán por nosotros.  Esta es la realidad de la vida; es extraño pero cierto.  Una vez te percates de ello, nunca será tarde para cambiar.

No hagas promesas si estás contento.  
No respondas si estás triste.  
No tomes decisiones si estás enojado.  Piénsalo dos veces, actúa sabiamente.  

El tiempo es como un río.  No puedes tocar la misma agua dos veces, porque el flujo que pasó, nunca pasará otra vez.  
Disfruta cada momento de la vida.

Si vives diciendo lo ocupado que estás, entonces nunca serás libre.  Si vives diciendo que no tienes tiempo, entonces nunca tendrás tiempo.  Si vives diciendo que lo harás mañana, tu mañana nunca llegará.

(Autor desconocido)

LA MONTAÑA Y EL ABISMO


La montaña le dijo, una vez. al abismo:
-Yo, desde mis majestuosas cumbres tengo al mundo a mis pies. Contemplo los más bellos amaneceres y los más esplendorosos crepúsculos. La luz de la luna acaricia mi cuerpo y me siento parte de las estrellas, porque casi puedo tocarlas. Es tan grande mi presencia, que casi puedo sentir que toco a Dios.
Y tú, insignificante abismo... ¿Qué haces allá abajo?

Y el abismo le contestó:
-Sostenerte a ti.


Sin la existencia de la piedra más pequeña, no se formaría la playa. 
Sin la existencia de un hilo, una alfombra no tendría tanta belleza.
Sin la existencia de cada gota de agua, el océano no tendría su inmensidad. 
Toda la existencia y todos los seres, somos indispensables y nadie está por encima de nadie.
(De autor desconocido)

EL MUDRA "PRITHIVI"

"Prithivi" en sáncrito significa Tierra/Naturaleza.

Este mudra se considera el gesto de la Tierra o mudra de lo terrestre, por lo que equilibra los elementos de la Tierra, relacionándose con nuestro primer chakra, el chakra base, centro de nuestra energía vital. Es por ello que ayuda a enraizarnos, para así convertirnos en puentes que unen lo celestial con lo terrenal.

Lo podemos comparar con el «núcleo transformador» de una rosa, donde reside el potencial sobre el aspecto y el ser de la planta; desde ahí las raíces se hunden en la tierra, dan soporte a la planta y toman el alimento. Desde ahí brota la planta hacia arriba, para unirse a la luz, para florecer y dar fruto. Esta imagen puede aplicarse sin restricción alguna al ser humano. También necesita soporte y alimento para crecer y arraigar en un lugar.

Por lo tanto, si necesitas perfeccionar tu conexión con las fuerzas terrenales, con nuestra Madre Tierra, para nutrirte de su energía y canalizarla, este es tu mudra.

Este mudra proporciona estabilidad interior, seguridad en uno mismo, aumenta la felicidad y ayuda a mejorar la paciencia y tolerancia. Podemos decir que con su práctica se reduce el pesimismo.

CÓMO FORMARLO: 
Para realizarlo, se debe unir la yema del dedo pulgar con el anular, con ligera presión (sin superponer uno sobre otro, tal y como se muestra en la imagen), con las dos manos, dejando el resto de dedos extendidos y relajados, mientras apoyamos nuestras manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. 

SU PRÁCTICA: 
Tres veces al día, durante 15 minutos o según lo necesite.
Practicarlo con respeto y consciente del momento, en quietud y armonía.

BENEFICIOS:
Mejora el aspecto de la piel.
Promueve la funcionalidad del cuerpo.
Mejora los trastornos hepáticos.
Aumenta la estabilidad interna.

Fortalece también el sentido del olfato y es buena para las uñas, la piel, el pelo y los huesos.
Si te sientes inseguro al andar, esta posición de los dedos te devolverá el equilibrio y la confianza.


LAS LEYES UNIVERSALES

Las 36 Leyes Universales:

1ª LEY, COMO ES ARRIBA ASÍ ES ABAJO: él universo te quiere y tiene una visión de tu futuro como persona iluminada sin importarle los errores que puedas estar cometiendo en la tierra.

2ª LEY, COMO ES DENTRO ASÍ ES AFUERA: como estemos por dentro eso es lo que reflejamos por fuera, él universo se recompone así mismo para traerte aquello en lo que crees....

3ª LEY DE PETICIÓN: el universo está esperando para ayudarte todo lo que tienes que hacer es pedir. (Saber pedir, Ej. No digas que quieres un trabajo, por qué trabajo te dará conseguir un empleo, se pide un empleo, un empleo que me satisfaga todas las necesidades.)

4ª LA LEY DE LA ATRACCIÓN: de esta ley necesitaría muchísimos folios pero hoy solo les diré que lo interior atrae a lo exterior si algo de tu mundo exterior no es cómo quieres que sea busca dentro y cambia tu manera de sentir con respecto a ti mismo, entonces automáticamente atraerás a personas y experiencias diferentes a ti eres como un imán atraes aquello que es similar a ti.

5ª LEY DE LA RESISTENCIA: aquello a lo que te resistes sigue existiendo en tu vida y te va minando la energía, abre los brazos a aquello que quieres y siéntete vivo.

6ª LA LEY DEL REFLEJO: nunca intentes cambiar a otra persona, porqué esta reflejándote a ti, dirige la mirada a tu interior y cámbiate a ti mismo.

7ª LA LEY DE LA PROYECCIÓN: no sabes que siente la otra persona ni como es todo lo que ves en el otro es una proyección de un aspecto tuyo.

8ª LA LEY DEL APEGO: sí deseas ser libre des pégate de todos y de todo es un requisito previo para la iluminación.

9ª LEY DE LA ATENCIÓN: concéntrate en lo que quieres y lo conseguirás.

10ª LA LEY DEL FLUIR: fluye con la corriente y alcanzaras la fuente.

11ªLEY DE LA ABUNDANCIA: la abundancia es tu derecho de nacimiento ábrete para recibirla.

12ª LA LEY DE LA CLARIDAD: la claridad es el primer paso hacia la libertad y te ayudara a conseguir lo que tú quieras.

13ª LA LEY DE LA INTENCIÓN: una intención es como una flecha en el aire, nada puede desviarla de su curso así que apunta con cuidado.

14º LA LEY DE LA PROSPERIDAD: piensa, habla y actúa como si fueras prospero y el universo recibirá el mensaje y te enviara abundancia.

15ª LA LEY DE LA MANIFESTACIÓN: echa la caña de pescar en los océanos celestiales, sintoniza tu frecuencia con la de tu visión y esta se manifestara en tu realidad.

16ª LA LEY DEL ÉXITO: el éxito se da cuando tu vibración se hace eco de la vibración del resultado del deseo.

17ª LA LEY DEL EQUILIBRIO Y LA POLARIDAD: nuestro objetivo es equilibrar todos los aspectos de nuestra vida.

18ª LA LEY DEL KARMA: recuerda que recoges lo que siembras.

19ª LA LEY DE LA REENCARNACIÓN: regresas a la tierra una y otra vez hasta que has adquirido maestría sobre las leyes espirituales.

20ª LA LEY DE LA RESPONSABILIDAD: soy responsable de mi mismo y de mis propios caminos y dejo que los demás sean de los suyos.

21ª LA LEY DEL DISCERNIMIENTO: haz caso a tu intuición y confía en ella para que te guíe.

22ª LA LEY DE LA AFIRMACIÓN: afirma constantemente que eres lo que quieres ser y pronto te convertirás en ello

23ª LA LEY DE LA PLEGARIA: pide con fe y ya está concebido.

24ª LA LEY DE LA MEDITACIÓN: en el silencio recibirás perlas de sabiduría divina.

25ª LA LEY DEL DESAFÍOS: tienes dudas, desafía a aquellos que desean entrar en tu espacio.

26ª LA LEY DE FRECUENCIA O VIBRACIÓN: Irradia energía pura y transmutaras la infelicidad de todos cuentos te rodean.

27ª LA LEY DE LOS MILAGROS: los milagros son señales de que te encuentras en el camino verdadero.

28ª LA LEY DE SANACIÓN: la sanación tiene lugar porque la luz transmuta las bajas vibraciones de la mala salud.

29ª LA LEY DE LA PURIFICACIÓN: un aura pura confiere total protección y atrae a los ángeles hacia ti.

30ª LA LEY DE LA PERSPECTIVA: obsérvalo todo desde una perspectiva de amor y caminaras por el camino de la ascensión.

31ª LA LEY DE LA GRATITUD: reconoce tus bendiciones y observa cómo se multiplican.

32ª LA LEY LAS BENDICIONES: bendice a todo el mundo y llénalos de energía divina y tú te abrirás a las bendiciones del universo.

33ª LA LEY DEL DECRETO: cuando dictas un decreto el poder del universo lo apoya totalmente.

34ª LA LEY DE LA FE: lo divino tiene fe en ti.

35ª LA LEY DE LA GRACIA: concede y recibe gracia que es la misericordia divina que libera al ser humano.

36ª LA LEY DEL UNO: solo existe el uno, ese es DIOS en ti.

Publicación de  Wilmer Ramírez Valdéz

CADA ÓRGANO DAÑADO RESPONDE A UN SENTIMIENTO

"Un malestar compartido disminuye a la mitad, continúa compartiéndolo y acabará desapareciendo. 
Una felicidad compartida se multiplica por dos."


Entrevista a Christian Flèche, psicoterapeuta, padre de la teoría de la descodificación biológica, realizada por Inma Sanchìs, en La Vanguardia



¿El cuerpo es nuestra herramienta de curación? 

Yo era enfermero en un hospital de Normandía y observe que pacientes con la misma enfermedad, tratamiento y doctor evolucionaban de manera muy diferente.


Bueno, cada uno es cada cual... 

Exacto, mi hipótesis es que las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales de nuestro cuerpo. Cuando no hay una solución exterior a esa necesidad, hay una solución interior.

¿Eso es para usted la enfermedad? 
Sí, una solución de adaptación. Cada órgano del cuerpo quiere satisfacer su propia función, es decir, atrapar oxígeno, alimentos... Si el cuerpo quiere comer, pero en el exterior hay guerra y no lo consigue en un plazo razonable, se produce un shock.

¿Nace el conflicto? 
Sí, el inconsciente inventa una vía suplementaria de supervivencia: un síntoma, que es una solución o una tentativa de solución inconsciente e involuntaria a ese shock vivido. En ese caso, el miedo a morir de inanición atacaría el hígado.

Póngame otro ejemplo. 
Una persona que siempre tiene prisa puede desarrollar un nódulo en el tiroides, que envía más tiroxina y aumenta el metabolismo del cuerpo, eso la hará más rápida.

Pero tener prisa es psicológico. 
Todo lo que captamos a través de los cinco sentidos, de los captadores neurovegetativos que vienen del interior del cuerpo, lo que pensamos o imaginamos, se traduce en realidad biológica.

¿Y provoca un síntoma? 
Si no hay una solución concreta y consciente, sí. De manera que si escuchamos algo muy desagradable que nos afecta podemos tener acidez de estómago. Y hay algo muy importante que tener en cuenta.

Dígame.
El cerebro no distingue entre lo real o lo imaginario. Un trozo de limón en la boca o la idea de un trozo de limón en la boca provocan la misma salivación. En función del sentimiento particular, el shock afecta a una zona precisa del cerebro, visible por el escáner, a un órgano y a una realidad energética.

¿Realidad energética? 
Somos una unidad compuesta de cuatro realidades inseparables: orgánica, cerebral, psíquica y energética. No hay ni una sola célula del cuerpo que escape al control del cerebro, y este no escapa al control del pensamiento, consciente o inconsciente; de manera que ni una célula del cuerpo escapa al psiquismo. Un shock siempre va acompañado de un sentimiento personal que repercute en los cuatro niveles biológicos.
Cuando encontramos la solución esos cuatro niveles sanan simultáneamente. Una paciente tenía dolor en el hombro. "¿Desde cuándo?", le pregunté. "La primera vez estaba sola con mis hijos" "Si estas con tus hijos, no estás sola, ¿quién falta?" "Mi marido que nunca está, yo necesito estar arropada". Cuando lo reconoció, el dolor desapareció.
A lo largo de un día no satisfacemos todas nuestras necesidades fundamentales. Cuando no las satisfacemos, nace una emoción. Si esa emoción se libera en el exterior bajo una forma artística, a través de la palabra, el baile o los sueños... todo va bien. Cuando el acontecimiento no está expresado, queda impreso y el cuerpo será el último teatro de ese evento.

¿Todo conflicto provoca enfermedad? 
No, es necesario que sea dramático, imprevisto, vivido en soledad y sin solución. Cuando se dan estos cuatro criterios, el trauma se manifestará a través de la biología.

¿Distintas emociones corresponden a distintos órganos del cuerpo? 
Sí, todo lo que tiene que ver con la epidermis responde a conflictos de separación; el esqueleto, a una desvalorización; la vejiga corresponde a conflictos de territorio. Para las mujeres diestras, problemas en el seno y hombro izquierdos corresponden a problemas con los hijos y viceversa para las zurdas; los desajustes en el seno y hombro derechos corresponden para las diestras a problemas con la pareja y viceversa.

¿Estómago e intestino? 
No tener lo que se quiere y no poder digerir lo que se tiene corresponde al duodeno y estómago. El colon corresponde a un conflicto asqueroso, podrido. En el recto están los problemas de identidad: "No me respetan y me dejan de lado". Los riñones es la pérdida de puntos de referencia. Los huesos: grave conflicto de desvalorización...

¿Lo adecuado para estar sano? 
Revalorizar las emociones, ser consciente de las emociones y expresarlas, es decir: bailar más a menudo. La gente está mucho tiempo en lo emocional pero son emociones procuradas: fútbol, cine... Un malestar compartido disminuye a la mitad, continúa compartiéndolo y acabará desapareciendo. Una felicidad compartida se multiplica por dos.

La ira y la violencia se expresan a sus anchas. Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica, se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: "Lo que tengo es miedo", su miedo disminuye a la mitad. 
Hay que tomar conciencia de uno mismo.


 Christian Flèche, junto al doctor Philippe Levy, creó nuevos protocolos para organizar un método de diagnóstico original emocional y una nueva forma de terapia breve que busca en las emociones el origen y la solución a las enfermedades. Tiene publicados 17 libros sobre la descodificación biológica, cuatro de ellos traducidos al español. "El cuerpo como herramienta de curación" (Obelisco) ha sido muy vendido.

LA SABIDURÍA DE UN ANCIANO SAMURAI


Cerca de Tokio, vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación. Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante.

El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Con la reputación del samurai, se fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama.

Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo aceptó el desafío.

Juntos, se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven guerrero comenzó a insultar al anciano maestro. Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros.

Durante horas hizo todo por provocarlo, pero el anciano permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.

Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron: 
-¿Cómo pudiste, maestro, soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usaste tu espada, aún con el riesgo de perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?

El maestro les preguntó: 
-Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quién pertenece el obsequio? 
-A quien intentó entregarlo - respondió uno de los alumnos.

-Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos - dijo el maestro-. Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quien los llevaba consigo.

(Historia popular, Autor desconocido)

ENERGIAS TELÚRICAS


El término “telúrico”, procede del latín “tellus” que significa tierra; por tanto, las energías telúricas son el conjunto de radiaciones que emanan de la tierra. En algunos lugares son nocivas para nuestra salud, siendo considerados estos puntos como zonas geopatógenas.

UN POCO DE HISTORIA

Los chinos, muchos siglos atrás, , buscaban las zonas perturbadas del terreno antes de edificar, apartándose de las “venas del dragón” y “salidas de demonios”.

Los celtas también estudiaban el terreno y sabían encontrar los lugares donde emanaba una energía positiva, y era allí donde construían sus lugares de culto.

Los romanos, antes de construir una nueva ciudad, dejaban pastar sus corderos en el lugar elegido y al sacrificarlos estudiaban sus hígados; si encontraban alguna anomalía, elegían otro lugar. Eran conocedores de la rabdomancia, y buscaban agua y minerales con una varita de madera.

En el año 1927, en Alemania, concretamente en la población de Vilsbiburg, el barón Gustav von Pohl llevó a cabo conjuntamente con un grupo de médicos y de radiestesistas un curioso experimento. Descubrieron que las personas fallecidas de cáncer en esta localidad tenían su cama situada en la vertical de cruces de corrientes de agua. Determinaron que estos cruces, que denominaron “punto rayo”, se podían considerar zonas geopatógenas muy nocivas para la salud.

Paralelamente a estas investigaciones, el ingeniero francés Pierre Cody centraba sus investigaciones en la ionización del aire en la vertical de las venas de agua subterráneas. En el año 1935, este mismo ingeniero indica que el gas radón es el culpable del cáncer de pulmón (algo que corroboraría la ciencia mucho más tarde).

En 1937, el Doctor Peyré, en Francia, constata la existencia de unas radiaciones cosmotelúricas orientadas N-S y E-O, con una separación entre bandas de 7 a 8 m.

Con esta base, el doctor Ernst Hartmann inició en Alemania, a mediados del siglo pasado, una serie de estudios, midiendo la resistencia eléctrica de las personas en distintos lugares. Esto le permitió detectar la existencia de una red o malla geomagnética, compuesta por unas bandas o paredes de energía de unos 21 cm. y con una separación de 2,50 m. en sentido N-S y de 2,00 m. en sentido E-O (cifras que varían según la composición del terreno). Su densidad y nocividad aumentan al coincidir con fallas geológicas y venas de agua subterránea. A esta malla que cubre todo el planeta con excepción de los polos, se la conoce con el nombre de Red Hartmann o Red H en honor a su descubridor.

El doctor Hartmann constató que esa rejilla global constituye un basto conjunto de paredes invisibles, como una red o cuadrícula de dimensiones supuestamente fijas de energía sutil emanando del subsuelo y elevándose verticalmente más de 2000 m. El arquitecto Rémi Alexandre la definió como una cuadrícula de radiaciones o zonas de perturbaciones cosmotelúricas.

El doctor suizo Manfred Curry, junto con el doctor Witmann, detectó, en el año 1954, una red dispuesta en sentido oblicuo a los puntos cardinales, a esta red diagonal se la conoce como red Curry.

También quedó demostrado que en la vertical de fallas, diaclasas, cuevas y terrenos no homogéneos las radiaciones son nocivas para la salud.

A los lugares donde coinciden un cruce de la red Curry y un cruce de la red Hartmann se les conoce como “Punto Estrella”. Son zonas especialmente geopatógenas, capaces de generar una enfermedad degenerativa en nuestro organismo en unos años, si tenemos la desgracia de que nuestra cama esté situada sobre uno de ellos. Es más nocivo aún si además coincide con alguna otra geopatía.

Los Pozos Guy Tisson y las chimeneas cosmotelúricas, o “salidas de demonios” como eran conocidas por los chinos en la Antigüedad, son como respiraderos de radiación nociva que surgen aleatoriamente del subsuelo; es una de las alteraciones telúricas más peligrosas para nuestra salud.

Las venas subterráneas de agua son una de las geopatías más conocidas. Alteran la energía sutil en su vertical debido a la fricción. Cuanto mayor sea el caudal o la velocidad del mismo, más nocivas serán las radiaciones emitidas. Un cruce de dos o más venas subterráneas (punto rayo) a distinto nivel puede convertirse en una trampa mortal si está situado en la vertical de una cama.

REDES TELÚRICAS

Son las redes o mallas que circundan el planeta y sirven para que este se descargue de parte de la energía que genera en su interior, de la que le llega del cosmos y de la contaminación electromagnética artificial que acaba penetrando en la tierra. Todas llevan el nombre de su descubridor, y podemos considerar como nocivas sólo las dos más importantes: la red Hartmann y la red Curry.


Epifanio Alcañiz

CASTILLOS EN LA ARENA


Generalmente, los sentimientos placenteros o dolorosos nos barren, nos arrastran en ambas direcciones; entonces solemos descentramos sin notar siquiera lo que está ocurriendo. Antes de darnos cuenta hemos compuesto toda una novela sobre por qué alguien está muy equivocado, o por qué nosotros tenemos tanta razón, o por qué tenemos que conseguir esto y lo otro. 
Cuando empezamos a entender todo el proceso, éste se aligera considerablemente.

Somos como niños construyendo castillos de arena. Los embellecemos con preciosas conchas, trocitos de madera y pedazos de cristales de colores. El castillo es nuestro y tratamos de mantener alejados a los demás. Estamos dispuestos a atacar a quien amenace con estropearlo. Y, sin embargo, a pesar de todo nuestro apego, sabemos que la marea subirá inevitablemente y lo hará desaparecer. El truco consiste en disfrutar de él plenamente sin apegarse y, cuando llegue el momento, dejar que se disuelva en el mar.

A este soltar las cosas a veces se le llama desapego, pero no tiene la cualidad fría y remota que solemos asociar con esa palabra. El desapego tiene más bondad e intimidad que eso; en ealidad es un deseo de conocer, como las preguntas de un niño de tres años. 
Queremos conocer el dolor para poder dejar de huir incesantemente de él.
Queremos conocer el placer para poder dejar de aferramos a él constantemente. Entonces, de algún modo, nuestras preguntas se agrandan y nuestra curiosidad se amplía.
Queremos entender qué sensación produce la pérdida para poder entender a otras personas cuando sus vidas se caen a pedazos. 
Queremos entender la ganancia para entender a los demás cuando se sienten deleitados o cuando se ponen arrogantes y se pavonean.

Cuando nos hacemos más intuitivos y compasivos con nuestros enganches, sentimos espontáneamente más ternura por la raza humana. Conociendo nuestra propia confusión estamos más dispuestos a mancharnos las manos tratando de aliviar la confusión de los demás.

Pema Chördon "Cuando todo se derrumba"

DORMIR DEL LADO IZQUIERDO



¿Por qué hay que dormir del lado izquierdo? 

Existen 7 razones para probar esta postura en la cama, observando cuidadosamente los efectos que se producen en nuestro cuerpo.
De acuerdo a las técnicas de la Medicina Oriental, ya sean procedentes de la India, de la China, de la Tibetana o de la Tailandesa, el lado izquierdo del cuerpo es totalmente diferente al lado derecho. Incluso algunas Las Tradiciones monásticas budistas también incluyen dentro de sus preceptos para los monjes el hecho de que deben dormir sobre su lado izquierdo. Aunque, para algunas personas, esto "suene algo raro", el hecho de descansar y dormir del lado izquierdo brinda muchos beneficios para la salud.

Razones Biológicas:

1. Evitar la congestión del sistema linfático.
El lado izquierdo del cuerpo es el lado dominante en el sistema linfático. La mayor parte de la linfa drena hacia el ducto torácico que se localiza en el lado izquierdo. En su camino la linfa transporta proteínas, glucosa metabolitos y productos de desperdicio que son purificados por los nódulos linfáticos para ser drenados hacia el lado izquierdo.
Derivado de lo anterior es común deducir en la Medicina oriental que los padecimientos del lado izquierdo del cuerpo se pueden deber a la congestión crónica del sistema linfático.

2. Velar por las prioridades del cuerpo
De acuerdo al Ayurveda-antiguo sistema de Medicina tradicional originado en la India-la congestión sucede en el cuerpo siguiendo ciertas prioridades. Si el sistema linfático se congestiona, posteriormente el hígado y la sangre se saturan de sustancias tóxicas. Síntomas primarios de congestión se presentan en el lado izquierdo del cuerpo antes de moverse hacia el lado derecho donde hacen su aparición posterior.

3. Mejor Digestión. 
Acaso, en algunos momentos, ¿ te sientes aletargado después de haber ingerido comida-quizá en exceso? 
La sugerencia india es que si tomas un descanso después de comer lo hagas recostándote del lado izquierdo. El descanso no debe de exceder de 10 minutos y es muy diferente a la siesta vespertina que usualmente es de 20 minutos o más.
El estómago y el páncreas "cuelgan" hacia el lado izquierdo. 
Cuando te recuestas en tu lado izquierdo ambos "cuelgan" naturalmente permitiendo una digestión óptima y eficiente. La comida es impulsada a moverse de manera natural a través del estómago y las enzimas pancreáticas son secretadas de manera paulatina y no de un solo golpe, lo cual sucede si es que te recuestas del lado derecho.
Al recostarte del lado izquierdo, el hígado y la vesícula cuelgan desde lado derecho. Descansar del lado izquierdo les permite colgar y secretar sus preciosas enzimas hacia el tracto digestivo, emulsionando las grasas y neutralizando los ácidos estomacales.
Cuando el sistema digestivo es estimulado de esta manera tu ciclo de digestión es más corto y no te deja aletargado por el resto de la tarde. Haz la prueba de descansar 10 minutos de tu lado izquierdo después de comer. Siéntete con energía y no con cansancio después de comer. Procura comer de manera relajada al medio día y no olvides descansar en tu lado izquierdo y comprueba que te sentirás con más energía y tendrás una mejor digestión.

4. Mejor eliminación de desechos.
El intestino delgado desecha toxinas a través de la válvula ileocecal (VIC) en el lado derecho del cuerpo al inicio del intestino grueso. El intestino grueso viaja por el lado derecho de tu cuerpo, cruza tu vientre y desciende por el lado izquierdo. A través de la VIC, dormir del lado izquierdo permite a la gravedad estimular los desechos corporales hacia el intestino grueso desde el intestino delgado de manera más sencilla. Al transcurrir la noche y continuar durmiendo en tu lado izquierdo los desechos se mueven con mayor facilidad hacia el colon descendente y la eliminación matutina será mucho más sencilla.

5. Una mejor función cardíaca.
Más del 80 % del corazón se encuentra del lado izquierdo del cuerpo. Si duermes del lado izquierdo la linfa drenada hacia el corazón será impulsada por la gravedad quitando trabajo a tu corazón mientras duermes.
La aorta, que es la arteria más grande del cuerpo, sale de la parte alta del corazón y se arquea hacia la izquierda, antes de bajar hacia el abdomen. Al dormir del lado izquierdo, el corazón bombea con más facilidad la sangre hacia la aorta descendente.

6. Facilitar el trabajo del corazón.
 Dormir del lado izquierdo permite que los intestinos se alejen de la vena cava que lleva la sangre de regreso o de retorno al corazón. 
Notablemente la vena cava descansa en el lado derecho de la espina, así que cuando te recuestas del lado izquierdo las vísceras se alejan de la vena cava. Nuevamente la gravedad hace el trabajo del corazón mucho más fácil.

7. Ayudar a las funciones del bazo
El bazo es parte del sistema linfático y también está del lado izquierdo del cuerpo. Su función es la de un gran nódulo linfático que filtra la linfa y adicionalmente filtra la sangre. Cuando te recuestas del lado izquierdo el regreso de los fluidos hacia el bazo es más sencillo y se produce con mayor facilidad por la acción de la gravedad.
El sistema linfático drena todas las células del cuerpo por medio de contracciones y movimiento muscular y no por el bombeo cardíaco. Ayudar a la linfa a drenarse hacia el bazo y el corazón por medio de la gravedad es una forma sencilla de purificar tu cuerpo.

¡Prueba lo que aquí se recomienda y observa bien el comportamiento de tu cuerpo! 
Y aunque no existen protocolos científicos al respecto, dormir del lado izquierdo tiene sentido. Recuerda que entender la Sabiduría ancestral basándose en los conocimientos de la Anatomía moderna esclarece muchas dudas de las razones que se tienen en Oriente para dormir de cierta manera.

(El Artículo original fue escrito por el Dr. John Doulliard)

EL ARTE DE SOLTAR


“No hay que llenar los vacíos…
hay que habitar los espacios.”

Hay un capítulo de la vida llamado…desapego. Es la cualidad que permite establecer con las personas, con las cosas y con las etapas de la vida una relación de autonomía, de autenticidad.

El desapego se relaciona con el abandono del ansia y del deseo, que, en la filosofía oriental, son considerados generadores de dolor y sufrimiento.

No poder desapegarse de una persona, de un hábito, de una idea, de un objeto, lleva a establecer con ellos relaciones de posesión o de sumisión.

El apego es una actitud que nos deja encadenados al pasado. Mientras tanto, los ciclos de la vida se continúan sucediendo. Niñez, adolescencia, madurez, vejez. Primavera, verano, otoño, invierno. Amanecer, día, atardecer, noche. Siembra, cosecha…

Nuestra existencia será más armónica si acompañamos esos ciclos naturales. Cuando así no ocurre, la vida ya no fluye, sus aguas se estancan.

El apego a una relación, a una costumbre, a un espacio, a una actividad, a una idea, a una práctica…, puede llegar a ser tóxico o disfuncional.

El apego traba nuestro andar por la vida, carga nuestro equipaje con lo innecesario, nos impide escoger el necesario.

El desapego es…el arte de soltar.
Buscar la armonía, sin perder nuestra identidad…

(De un artículo de Sergio Sinay)

EL JUEGO DE LOS DONES Y TALENTOS

Ana


Hace tiempo, cuando en bachillerato artístico estudiamos la asignatura de historia del arte, aprendí una gran lección que va más allá del libro de texto y las diapositivas de obras de arte. Aprendí el valor que está tras las cosas. 


Antes, cuando no tenía conocimientos sobre arte, veía un cuadro, escultura, una catedral, una joya… y mi gusto estético es el que evaluaba y apreciaba la obra (me gusta o no me gusta). 

A medida que estudiamos diferentes artistas, fuimos interiorizando en su obra, aprendimos el uso de las técnicas de cada uno, el color que utilizaba, las formas, el material, todo el conjunto global que pieza a pieza, como un puzzle, formaban ese “todo”, esa obra de arte. 

Cuando desglosamos la obra, una parte del aprendizaje era ahondar en la vida del autor (biografía, costumbres, época…). Al ver todos los pequeños fragmentos que hay detrás de una obra, se abrió un universo ante mí… Entendí que cada obra estaba llena de VIDA! cada una de ellas me transmitían vida y una gran historia detrás.
Aprendí el valor de la expresión a través del arte. Aprendí que detrás de cada obra hay una persona (o varias) que nos han dejado su corazón en ellas. Aprendí que ser creadores es expresar lo que somos. 

Cada uno de nosotros venimos con dones y talentos, que son esas cosas que hacemos y nos salen de forma natural, que no nos supone esfuerzo llevar a cabo, las hacemos con soltura, no tienen por qué ser “cosas muy grandes” y “espectaculares”, pueden ser un don o talento desde tener la habilidad innata de saber cocinar y disfrutar preparando una ensalada a tener la capacidad de plasmar lo que sientes en un cuadro, hay miles de dones y talentos! 

No se hacen para buscar el reconocimiento exterior, no vienen desde la avaricia, no son para impresionar a nadie sino para expresar lo que cada uno somos, no tienen una finalidad, una meta, sino que la propia expresión es la finalidad. 

Por ejemplo, mi hermano Fran (bajo mi percepción) veo que sus dones y talentos son la capacidad de disfrutar cocinando, la música en general y la percusión en particular le fluye de forma espontánea y natural, la agricultura con sus ciclos y sus procesos naturales, la habilidad de unir y organizar “masas de gente”, asociaciones… 

En mi caso reconozco como mis dones y talentos en especial la creatividad, expresada en forma de indumentaria, saber expresar lo que soy y lo que siento en piezas de ropa, la capacidad de “embellecer” a las personas y los espacios. La introspección y el don de saber escuchar. 

Te propongo un juego: 

Observa en ti qué cosas te gusta hacer y te salen de forma natural, sin esfuerzo y sin sentirte obligado, que te “sale sin querer” y disfrutas cuando lo haces, que pasa el tiempo y no te das cuenta mientras haces eso… 

Quizás al principio te sea más fácil ver los dones y talentos de los demás, de tus seres cercanos, fíjate cómo esa persona cuando expresa uno de sus dones y talentos se ve feliz y tranquila… 

Los dones y talentos están dentro de cada uno para ponerlos sobre la mesa, no para esconderlos en un cajón… Sin esperar ningún reconocimiento sólo para expresar… 

¿Puedes reconocer tus dones y talentos? 


LAS CENIZAS DEL PINTOR

Había, una vez, un pintor reconocido que, cuando falleció, y siguiendo su expreso deseo, fué incinerado. Nada había dicho respecto a qué hacer con sus cenizas.  Su mujer y sus tres hijos, aun sabiendo  que él ya no estaba allí, en aquellos escasos restos, querían darles el destino que él  hubiera deseado.


Conscientes de que no podían dejar encerrados los  restos de quien tanto amaba la naturaleza abierta, descartaron varias destinos habituales, como el panteón familiar, el "columbario" (nichos de los cementerios, en forma de palomar), o  la propia casa.   

No era necesario conservar las cenizas intentado atrapar su presencia, ya ausente.  El iba a estar entre los suyos, pero de otra forma: en el recuerdo permanente de su sonrisa, de sus caricias, de su  voz autoritaria, de sus dichos ocurrentes, de  su  amor de esposo, padre y abuelo.  Seguiría estando presente, repartido en cada uno de sus hijos y de sus nietos. Y en sus dibujos, en cada pincelada de sus pinturas.

Poniéndose en su lugar,  llegaron a la conclusión de que si él tuviera que elegir un sitio para sus restos, si sus cenizas estuvieran en sus manos,  buscaría uno de sus árboles, uno de esos ya inmortalizado en alguno de sus cuadros, escarbaría hasta dar con sus raíces, y las dejaría allí, haciéndose tierra con la tierra, fundiéndose con la madre naturaleza, en un entrañable y definitivo abrazo, para siempre.

Además, conocían su deseo generoso de haber sido donante, en justa correspondencia a haber vivido, varios años, con un hígado transplantado; no pudo ser, por lo deteriorado de sus órganos. Ahora,  llegaba esa oportunidad: ¡ donar sus cenizas a la vida de un árbol !

Así fue como se llegó al acuerdo sobre el destino de las cenizas, aún calientes, de aquel pintor que tanto amaba  los colores del campo,  la  fuerza del viento,  las nubes, el fuego, las tormentas, el mar, el canto de los pájaros, el silencio de los valles, el murmullo de los  arroyos,  y los árboles. Sobre todo, los árboles. Sus cuadros se caracterizaban por la presencia de  árboles, en primer plano o perdidos en el horizonte. Arboles, con todas las tonalidades de verde, cantando a la primavera. Árboles, con flores, con frutos, con tupidas sombras protectoras del verano. Árboles de otoño, introvertidos, desprendiendo hojas amarillas, ocres, rojizas. Árboles desnudos,  cantando la soledad del invierno y flexibles a la fuerza del viento. ¡ Siempre los árboles...!

Eligieron el árbol. Un eucalipto, testigo de su infancia, junto al mar,  delante de la que fuera su casa de vacaciones desde su niñez. Un árbol grande, lozano, sólido, con muchos años de vida por delante, capaz de sobrevivir al recuerdo de varias generaciones. Y allí quedaron las cenizas, mezcladas con la tierra húmeda, abrazando aquellas afortunadas raíces. Fue un acto natural, sencillo, sobrio, escueto, sin más, en aquella tarde  cálida de  un otoño  suave y perezoso. El sol, que iniciaba el silencio del ocaso, sacó de su paleta  la mejor mezcla de colores  y embelleció la despedida. El viento, con respeto,  hizo una  pausa de quietud. Se hizo el silencio, vino la calma, todo  estaba acabado, bien acabado. Finalmente, el árbol, sorprendido, recibió  calurosos abrazos, húmedos en lágrimas, no de despedida, sino de llegada. Y se quedó sintiendo un ligero hormigueo en sus raíces, una nueva vibración extraña y positiva.

Fueron muchas las visitas y los abrazos que aquel privilegiado árbol recibió, a partir de aquella tarde serena, de cenizas.  Junto a él  se sentaba, de cuando en cuando y por largo tiempo,  una silenciosa y reducida anciana. Sin lágrimas, la mirada perdida entre las ramas, mientras acariciaba, con su escasa mano rugosa y cálida, suave y lentamente,  su corteza. Detenía el tiempo, con ausencia de pasado y de futuro. Sola, queriendo estar y estando.

Pasaron muchos años,  y, una tarde, quizás también de otoño,  el árbol se sorprendió con la llegada de aquellos tres hermanos,  juntos de nuevo,  mayores, acompañados de varios de sus hijos que les ayudaron a escarbar, de nuevo,  hasta  llegar a las raíces. Traían más ceniza. Nueva ceniza, recién hecha,  que, al caer a tierra, parecía buscar ansiosa fundirse con la antigua. Y el árbol supo qué estaba ocurriendo, cuando oyó decir al más pequeño, mientras lo abrazaba y le depositaba en su tronco un tierno beso,   "Adiós, abuela..."


J L