Quienes Somos

 La Asociación Jing Chi Shen nace, el 11 de Febrero de 2009, con un objetivo principal: difundir la práctica de Chi Kung, Tai Chi. Meditación, Yoga... 

Queremos poner al alcance de quien esté buscando y contacte nosotros estas prácticas encaminadas al alcance de la unidad de mente y cuerpo y a la toma de consciencia de nuestro Ser Uno con el Universo. 

Y de forma gratuita: no queremos cobrar por compartir estas prácticas. Quienes, en nuestra búsqueda, hemos llegado hasta aquí nos consideramos muy afortunados y sentimos la necesidad de compartir nuestro hallazgo. 

Tenemos muchos proyectos y mucha ilusión puesta en su realización.


Nuestro Nombre


Jing, Chi y Shen son tres aspectos diferentes de la energía vital que nos gobierna, que somos. Se denominan los Tres Tesoros y forman una unidad indivisible, interdependiente.

Jing es la esencia. Define quiénes somos. Es la fuente original de todos los seres vivos, la raíz de la vida. Es la energía transmitida por nuestros padres. Determina nuestra naturaleza y características. Nos viene de la Tierra. La sede del Jing es el huiyin, o dantian inferior, el punto que denominamos perineo.
Chi (Qi) es la energía vital, el hálito de vida. que fluye, en constante movimiento. Es el aliento de la acción, Define nuestro comportamiento. Proviene de la respiración, de la alimentación, de la conexión con nosotros mismos, con los otros, con la naturaleza. La sede del chi es el qihai, dan tian medio, situado bajo el vientre.

Shen
 es el espíritu. Define qué somos, más allá de nuestra apariencia. Es el verdadero yo. Es la energía espiritual y psíquica, la parte divina del ser, de naturaleza esencialmente luminosa. La sede del Shen, dependiendo del desarrollo de la persona, se sitúa en el corazón, en la frente (tercer ojo o dantian superior), o en el bahui,coronilla.

Todo el cuerpo, al ser materia, es Jing. Todo el cuerpo, al ser energía, es Chi. Todo el cuerpo, impregnado por la consciencia, es Shen.
Podemos también considerar a Jing, Chi y Shen como los niveles de desarrollo de la consciencia, siendo las prácticas de Tai Chi, Chi Kung, Yoga, Meditación, y otras, las que nos permiten evolucionar en este desarrollo.
Cuando, con estas prácticas, sintonizamos y armonizamos mente y cuerpo, haciendo fluir la energía vital, tomamos consciencia de nuestro Ser, entramos en conexión armónica con la Madre Tierra y con el Cosmos, y experimentamos la alegría y el gozo de sentirnos integrados en el Ser Universal, siendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario