QUIETUD Y MOVIMIENTO



Movimiento, para la Quietud de la mente

Quietud, para el Movimiento 
del Chi.







"La quietud es la madre del movimiento. 
La quietud permite al pujante movimiento yang ser... pero yang, tarde o temprano, se agota y retorna a la quietud. 

El movimiento es actividad y toda actividad genera reacción... la quietud no genera reacción, por eso vence, porque no está en conflicto con nada ni con nadie. 

En la doctrina taoista del Yin-Yang,  el yin es inagotable, es la fuente misteriosa. 

La rigidez es símbolo de muerte, La flexibilidad símbolo de vida. El cuerpo vivo es blando y flexible. Lo muerto es duro y rígido.

El yin es inagotable y esencial. En nuestra vida, en particular, el Yang es todo lo que podemos ver y saber de una persona. El yin es aquello que es esencial e invisible a los ojos. 

Quizás en estas frases la palabra clave es “vencer”. La quietud, la suavidad, la lentitud, “vencen” porque no están en conflicto, no están enfrentados con el movimiento, con la rigidez, con la rapidez". (Héctor Omar Oviedo Acuña, en  MIR )







La Sombra de la Sabiduría. Cuento Sufí


 LA PALMERA Y LA HIGUERA

En una tariqa sufí dialogaban  dos jóvenes derviches sobre las cualidades y  excelencia de los árboles. Comparaban la palmera con la higuera, sin ponerse de acuerdo sobre cuál de las dos era superior.

- Prefiero la palmera, sin duda alguna. Su fruto es  el alimento básico de los pueblos del desierto. Si tienes dátiles, puedes subsistir. Y, además, está su belleza,  su   esbelta elegancia, la suave caída de sus palmas abiertas al cielo, en abrazo receptivo de la energía cósmica, y  su bello cimbreo al viento...

- La higuera es de gran belleza, aunque no haya sido objeto de tantos poemas, como la palmera,. Me gusta su sencillez, su saber estar, junto al camino, ofreciendo generosamente  su fruto al caminate. Sus raíces se encargan de encontrar el agua donde esté, aun recorriendo grandes distancias. Da dos frutos diferentes, aunque similares: las brevas del comienzo de verano y, más adelante, los higos. Son postres exquisitos, dulces  y refrescantes, preñados de  nutrientes y vitaminas. Sabemos que los higos secos, conservados cuidadosamente, pueden ser sustento único, al igual que los dátiles, para el hombre del desierto. El arrope elaborado con higos secos es la más deliciosa bebida que he tomado jamás..

Así, cantando las virtudes  de su árbol preferido, se encontraban aquellos jóvenes derviches, cuando acertó a pasar por allí el maestro de la  tariqaque se quedó escuchando el canto a las cualidades de la higuera y la palmera, reflejando, en su rostro curtido por el sol y el tiempo, una gran serenidad.

- Maestro, danos tu opinión.

- Los árboles, como las personas, tienen sus cualidades y sus limitaciones. Podemos tener nuestras preferencias y hacer una valoración de sus virtudes, como estáis haciendo.  Creo que  no les afecta. No los imagino entrando en  el ciclo humano de la competitividad. Son lo que son, y les basta con ser. Viven  su crecimiento,  su madurez y su muerte transformadora,  sin  el tiempo.  Sintonizan con el día y con la noche,  con el sol y con la luna, con el viento, con las estaciones del año, con los animales y con los humanos, a quienes sirven su fruto. Viven su ser, siendo.  ¡ Cuántas cosas para aprender de los árboles!


-Es cierto, maestro, pero díganos qué árbol prefiere, la palmera o la higuera?

-He seguido vuestra conversación. Hay una cualidad, que tienen todos los árboles y que es la más apreciada por los hombres del desierto,  que no habéis nombrado: su sombra.  Vuestros árboles  dan  sombras muy diferentes. La sombra de la palmera es muy bella y muy apreciada en los oasis, aunque,  cuando el viento sopla  fuerte, se hace inestable. La palmera proyecta la sombra lejos de su tronco, no se protege  a sí misma, como en un alarde de generosidad. La higuera, por el contrario,  proyecta una sombra tupida, abundante y sólida.  La higuera, con su sombra acogedora,  cubre al peregrino y se protege a si misma , a un tiempo.

Mis queridos discípulos:  imitad  la generosidad   de la palmera, al tiempo que aprendéis de la higuera a proyectar la sombra de la sabiduría sobre vosotros mismos, para poder acoger, en su día,  a los demás en vuestras enseñanzas.










La Abuela Margarita




 "Cuando quiero algo, me lo pido a mi misma"


“Tengo 71 años. Nací en el campo, en el estado de Jalisco (México), y vivo en la montaña. Soy viuda, tengo dos hijas y dos nietos de mis hijas, pero tengo miles con los que he podido aprender el amor sin apego. Nuestro origen es la Madre Tierra y el Padre Sol".


"Si decides vivir todas tus capacidades para hacer el bien, la vida es deleite"

La Abuela Margarita, curandera y guardiana de la tradición maya, se crió con su bisabuela, que era curandera y milagrera. Practica y conoce los círculos de danza del sol, de la tierra, de la luna, y la búsqueda de visión. Pertenece al consejo de ancianos indígenas y se dedica a sembrar salud y conocimiento a cambio de la alegría que le produce hacerlo, porque para sustentarse sigue cultivando la tierra. 


Cuando viaja en avión y las azafatas le dan un nuevo vaso de plástico, ella se aferra al primero: “No joven, que esto va a parar a la Madre Tierra”. 


Rezuma sabiduría y poder, es algo que se percibe con nitidez. Sus rituales, como gritarle a la tierra el nombre del recién nacido para que reconozca y proteja su fruto, son explosiones de energía que hace bien al que lo presencia; y cuando te mira a los ojos y te dice que somos sagrados, algo profundo se agita.

-¿Dónde vamos tras esta vida?
-¡Uy hija mía, al disfrute! La muerte no existe. Las muerte simplemente es dejar el cuerpo físico, si quieres.


-¿Cómo que si quieres…?


-Te lo puedes llevar. Mi bisabuela era chichimeca, me crié con ella hasta los 14 años, era una mujer prodigiosa, una curandera, mágica, milagrosa. Aprendí mucho de ella.


-Ya se la ve a usted sabia, abuela.

-El poder del cosmos, de la tierra y del gran espíritu está ahí para todos, basta tomarlo. Los curanderos valoramos y queremos mucho los cuatro elementos (fuego, agua, aire y tierra), los llamamos abuelos. La cuestión es que estaba una vez en España cuidando de un fuego, y nos pusimos a charlar.


-¿Con quién?


-Con el fuego. “Yo estoy en ti”, me dijo. “Ya lo sé”, respondí. “Cuando decidas morir retornarás al espíritu, ¿por qué no te llevas el cuerpo?”, dijo. “¿Cómo lo hago?”, pregunté.


-Interesante conversación


-“Todo tu cuerpo está lleno de fuego y también de espíritu -me dijo-, ocupamos el cien por cien dentro de ti. El aire son tus maneras de pensar y ascienden, si eres ligero. De agua tenemos más del 80%, que son los sentimientos y se evaporan. Y tierra somos menos del 20%, ¿qué te cuesta cargar con eso?”.


-¿Y para qué quieres el cuerpo?


-Pues para disfrutar, porque mantienes los cinco sentidos y ya no sufres apegos. Ahora mismo están aquí con nosotras los espíritus de mi marido y de mi hija.


-Hola


-El muertito más reciente de mi familia es mi suegro, que se fue con más de 90 años. Tres meses antes de morir decidió el día. 'Si se me olvida -nos dijo-, me lo recuerdan'. Llegó el día y se lo recordamos. Se bañó, se puso ropa nueva y nos dijo: 'Ahora me voy a descansar'. Se tumbó en la cama y murió. Eso mismo le puedo contar de mi bisabuela, de mis padres, de mis tías…


-Y usted, abuela, ¿cómo quiere morir?


-Como mi maestro Martínez Paredes, un maya poderoso. Se fue a la montaña: “Al anochecer vengan a por mi cuerpo”. Se le oyó cantar todo el día y cuando fueron a buscarle, la tierra estaba llena de pisaditas. Así quiero yo morirme, danzando y cantando. ¿Sabe lo que hizo mi papá?


-¿Qué hizo?


-Una semana antes de morir se fue a recoger sus pasos. Recorrió los lugares que amaba y a la gente que amaba y se dio el lujo de despedirse. La muerte no es muerte, es el miedo que tenemos al cambio. Mi hija me está diciendo: 'Habla de mí', así que le voy a hablar de ella.


-Su hija, ¿también decidió morir?


-Sí. Hay mucha juventud que no puede realizarse, y nadie quiere vivir sin sentido.


-¿Qué merece la pena?


-Cuando miras a los ojos y dejas entrar al otro en ti y tú entras en el otro y te haces uno. Esa relación de amor es para siempre, ahí no hay hastío. Debemos entender que somos seres sagrados, que la Tierra es nuestra Madre y el Sol nuestro Padre. Hasta hace bien poquito los huicholes no aceptaban escrituras de propiedad de la tierra. “¿Cómo voy a ser propietario de la Madre Tierra?”, decían.


-Aquí la tierra se explota, no se venera


-¡La felicidad es tan sencilla!, consiste en respetar lo que somos, y somos tierra, cosmos y gran espíritu. Y cuando hablamos de la madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar de educadora.


-¿Cuál es la misión de la mujer?

-Enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la mujer y con la madre tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible. Yo quiero decirle algo a todo el mundo…


-¿...?


-Que pueden usar el poder del Gran Espíritu en el momento que quieran. Cuando entiendes quién eres, tus pensamientos se hacen realidad. Yo, cuando necesito algo, me lo pido a mí misma. Y funciona.


-Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede


-Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas. Muchos creyentes se han vuelto dependientes, y el espíritu es totalmente libre; eso hay que asumirlo. Nos han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros.


-Mientras no te empaches de ti mismo


-Debemos utilizar nuestra sombra, ser más ligeros, afinar las capacidades, entender. Entonces es fácil curar, tener telepatía y comunicarse con los otros, las plantas, los animales. Si decides vivir todas tus capacidades para hacer el bien, la vida es deleite.


-¿Desde cuándo lo sabe?


-Momentos antes de morir mi hija me dijo: “Mamá, carga tu sagrada pipa, tienes que compartir tu sabiduría y vas a viajar mucho. No temas, yo te acompañaré”. Yo vi con mucho asombro como ella se incorporaba al cosmos. Experimenté que la muerte no existe. El horizonte se amplió y las percepciones perdieron los límites, por eso ahora puedo verla y escucharla, ¿lo cree posible?.


-Sí
-Mis antepasados nos dejaron a los abuelos la custodia del conocimiento: “Llegará el día en que se volverá a compartir en círculos abiertos”. Creo que ese tiempo ha llegado.





Entrevista de  Ima Sánchez  en La Vanguardia.

Andando hacia la Salud


CAMINAR Y CHI KUNG



El entrenamiento de qigong (chikung) comprende varios procesos que debemos tratar de regular. 

Uno es la acumulación y nutrición del Qi (chi) proveniente de las distintas fuentes, para tener una energía poderosa y de gran intensidad.

Otro proceso es transformar ese Qi para que forme parte de los procesos vitales de nuestro organismo.

Otro proceso es limpiar, desbloquear y dinamizar el Qi para que circule fuerte, fluido y sin limitaciones.

También es importante conservar una intensidad, polaridad adecuadas para que nuestra energía no nos traiga efectos no deseados, por insuficiencia o por exceso.

Todo esto suena bastante complicado y quizá te sientas inseguro/a, a la hora de organizar tu práctica. Es bueno que sepas que hay un ejercicio que suele hacer varias de estas cosas en forma natural y sencilla.

Se trata de "CAMINAR".

Cuando caminamos, movilizamos practicamente todos los músculos y tendones del cuerpo. La caminata al ser una acción constante e ininterrumpida, rítmica y simétrica, contiene todos los elementos que se pueden resumir en una palabra: ARMONIA.

La caminata requiere armonía. Y provee armonía al sistema.

La caminata es dinámica, y dinamiza.

El caminar requiere una adecuada combinación de Yin y Yang. Avanzamos el pie izquierdo y el brazo derecho, y viceversa.
Cuando apoyamos el talón derecho tenemos presionado el metatarso izquierdo y viceversa.
No hay dos partes Yin ni dos partes Yang que trabajen al mismo tiempo en el proceso de caminar.

Caminar es un ejercicio perfecto.


Sin siquiera adentrarnos en el plano energético, ya sabemos que la caminata es el ejercicio más recomendado por todos los médicos del mundo. Una caminata rápida de 40 minutos, cuatro veces por semana, mantiene sano nuestro sistema cardiovascular y en muchos casos por sí sola, reduce la hipertensión en casos leves.

En los ancianos, su carencia es sinónimo de decaimiento y retroceso. No hay peor cosa para alguien que transita la tercera edad, que el sedentarismo.

Caminar ayuda a oxigenar el cuerpo, limpia de impurezas el cerebro, promueve una sensación de bienestar, nos calma y nos templa. Nos entretiene y nos ayuda a pensar.

Caminar no cuesta nada, es seguro, es eficaz. No requiere demasiado equipamiento (un buen par de zapatillas y ropa cómoda) .

Caminar ayuda a eliminar el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno en el cuerpo. El gasto calórico ayuda a regular el sobrepeso.

Si se camina con frecuencia es posible retraer y prevenir cuadros de artritis y problemas óseos y cartilaginosos, incluso hay quienes aseguran que el hábito de caminar modera cuadros de osteoporosis, porque estimula la formación de masa osea.

Adicionalmente, la caminata regular previene la constipación y favorece la depuración del sistema digestivo al brindar masaje al mismo.

Caminar ayuda a nutrir el sistema cartilaginoso.

Cuando se realiza a paso ligero, estimula la producción de endorfinas.

Finalmente, caminar mejora el sistema inmunológico porque aumenta la producción de sustancias de la sangre que combaten las infecciones.
Algo que mucha gente no sabe es que caminar consume prácticamente la misma cantidad de grasa que el correr.



Caminar, cuando practicamos Chi Kung


Una vez que has aprendido Chi Kung, ya nunca volverás a caminar como lo hacías antes. Antes te desplazabas, ahora caminarás. Antes ibas de un lado a otro, ahora vivirás cada paso conscientemente.

Hay varias cosas que debemos hacer como practicantes de Chi Kung, cuando caminamos:

1) Sea lenta o rápidamente, jamás caminarás apurado. El movimiento puede ser rápido, pero la mente debe ir tranquila.

2) Tomar consciencia de cada músculo, hueso y parte del cuerpo. Conservar y mejorar la relajación muscular.

3) Liberar las articulaciones. Cintura flexible, cadera viva, pies relajados, tobillos sueltos, brazos flojos...no caminar con tensión ni con contención física.

4) Respirar en forma profunda y natural, que la respiración no sea un proceso inadvertido hasta que se haya refinado.

5) Durante algún período de la caminata, preste atención a su dantian y entrene la acumulación.

Relajado, oxigenado, con movimientos armoniosos, bombeando sangre y chi a través de todo el cuerpo...los sistemas se armonizan, dinamizan y nivelan convenientemente.

Esto último es muy importante. Tanto que en muchos métodos de Qigong Marcial se suele predicar con muy buen tino: "Culminar la serie de ejercicios con una caminata".

Los Pies y la Energía

Cuando apoyamos el talón, el qi tiende a bajar, proyectándose a la tierra.

Cuando apoyamos el metatarso, el qi tiende a subir, desde la tierra hacia arriba y llegando a la cabeza.

Durante la caminata, ambos procesos se mezclan constantemente por el movimiento de estímulo y de ahí la enorme dinamización que se produce. Ambos circuitos se estimulan y se mantienen dinámicos.

Podemos mejorar este proceso, con un poco de consciencia, y manteniendo la cabeza elevada sin tensar el cuello y los brazos muy sueltos.

La medicina China Tradicional nos dice que cuando el Qi y la sangre fluyen libremente, el cuerpo mantiene su equilibrio Yin Yang y la enfermedad se aleja.

Caminemos todos los días, con la mente y el corazón puros, y veremos cómo diariamente, nos acercamos a la plenitud y nos alejamos de los padecimientos.

Autor: Horacio Di Renzo
Fuente:http://cultivarnos.blogspot.com/

MIRANDO EL SOL . Sun Gazing (II)

“Es bien sabido que, hoy día, vivimos desconectados de la naturaleza y los elementos. Lo primero que debemos hacer es reconciliarnos con la naturaleza de la que formamos parte. Andando sobre la tierra, nos reconectamos con la tierra, bebiendo agua energizada por el sol, nos reconectamos con el agua, mirando el Sol y estando bajo el sol, nos reconciliamos con el Sol".(Hira Ratan Manet)

Quienes practicamos Chi Kung  y Tai Chi, conectándonos con el Chi de la Tierra y con el Chi del Cielo, quienes trabajamos  nuestra armonización y nuestra sintonización progresiva con la naturaleza, quienes disfrutamos de las puestas del sol en las playas de Cádiz,  o de sus  salidas en el mediterráneo,  quienes celebramos las grandes efemérides del Sol, el solsticio de verano y el solsticio de invierno, forzosamente hemos de saludar, con bienvenida, el mensaje de Hira Ratan Manet   y su método  sobre la técnica  "Sun Gazing", también conocida como mirar al sol, curación solar, observación solar, Sun Yoga, Surya Yoga y Solar Yoga. Práctica que consiste en mirar, durante unos minutos,   directamente al Sol, en su ocaso o salida.

El pasado día  14, reseñábamos, en este Blog,  la celebración de  una conferencia en Sevilla y remitíamos a Athanor,  Revista en la que se publicó, hace dos años,  una extensa entrevista a  Ratan Manet, en donde queda expuesta su trayectoria, su método para la observación del sol y los posibles beneficios a obtener con esta técnica. En el Blog   EL CIELO EN LA TIERRA, la pasada semana, pudimos leer dicha entrevista, dividida en cuatro entradas,  con buen criterio, por lo extenso de su contenido. 

El planteamiento de "Sun Gazing" despierta interés y polémica, cuando menos. Es significativo que lo que más llama la atención es el hecho de que Ratan Manet, practicante de esta técnica desde sus veinticinco años,  no coma nada. Este hecho, no pretendido como objetivo principal,  es el que acapara la atención en una sociedad en la que hay muchas personas que pasan hambre, no por necesidad, sino por estética. 

Entre los detractores,  están quienes manifiestan su oposición frontal, poniendo en duda  los estudios realizados a su persona y contados por el, argumentando, como siempre,  que lo que es contrario a nuestra ciencia  actual no puede ocurrir.

Entre los partidarios, están los entusiastas que desean experimentarlo todo y conseguir sus efectos, lo más rápidamente posible, al más puro estilo occidental. Cuando se oyen expresiones como esta "  nada se pierde, si no perjudica, con mirar un cuarto de hora al sol, en una tarde cualquiera, si a cambio consigues dejar de comer sin pasar hambre...". Ante ésta y otras interpretaciones  tergiversadas, posiblemente como consecuencia de lo extenso de la entrevista publicada, creemos necesario hacer aquí un esquema del contenido, para quienes deseen adentrarse en el experimento o, simplemente, tener una visión más clara de la técnica.

1.- ¿CUÁNDO  mirar al sol ?

      Hasta una hora después de la salida, o desde una hora antes de su ocaso.
      
     Pero no en todos los lugares sale el sol y se pone, a la misma hora. está condicionado por la posición geográfica de cada ciudad y por los edificios o los montes  que perfilan nuestro horizonte. Por lo tanto, nos hemos de guiar, para contar esa hora inofensiva en que poder mirar al Sol, con la hora oficial de salida y puesta de sol, en cada lugar. Para ello, entrando en esta página: http://www.fomento.es/salidapuestasol/2010/Sevilla-2010.txttendríamos la hora oficial de salida y puesta, en Sevilla. Si no estamos en otro lugar, debemos cambiar, en la dirección de la página, Sevilla  por la capital  de provincia más próxima a donde nos encontremos. Ahora, si deseas experimentar, busca un lugar en donde citarte con el Sol, dentro del margen de esa hora inofensiva.

2.- ¿CUÁNTO tiempo ?.

   Partir de 10 segundos, el primer día, y sumar 10 segundos más, cada día consecutivo de contemplación. Así, a los tres meses, estarás mirando al sol 15 minutos, a los seis meses, 30 minutos, y,  a los 9 meses, 45 minutos. Se puede fraccionar el tiempo, parte por la mañana y parte por la tarde.

Si un día, o varios,  no se puede acudir a la cita, el sol, por estar nublado, o tu, por tus mil ocupaciones, no pasa nada; sencíllamante, no se cuenta ese día. No vale ganar el día perdido, aumentando los diez segundos de ese día al  siguiente. No tengas prisa. En ningún proceso meditativo debe apremiarnos el tiempo de su duración.


3.- ¿ CÓMO mirar ?

           Preferentemente  de pie, descalzo,  relajado, mirando directamente, parpadeando si tus ojos lo necesitan; también puedes hacerlo sentado, a través del cristal normal de una ventana. Sin gafas de sol.


Cuando haya acabado con sus segundos de práctica, cierre los ojos durante unos momentos, observando la imagen del Sol proyectada sobre el fondo oscuro, relajadamente.

 (También  recomienda los baños de sol, desnudos, en horas en que sus rayos no tienen efectos dañinos, cuando se está afectado de alguna enfermedad. Los baños de sol constituyen quimioterapia natural. Se  produce el equilibrio de la insulina, se adquiere vitamina D, pudiendo decir adiós a la diabetes, artritis, artrosis, reumatismo, osteoporosis, enfermedades de la piel etc.)


 4.- ¿QUÉ Beneficios ?

  A.  En los TRES PRIMEROS meses: Salud Mental, limpieza de la negatividad de los pensamientos. Base indispensable para la salud física.

  B.  En los TRES MESES SIGUIENTES : Salud Física. Al final del sexto mes, los problemas físicos habrán desaparecido, incluidas enfermedades graves como el cáncer o el sida.

  C. En los TRES MESES FINALES: Salud Espiritual.  Elevar el nivel de conciencia, mediante la adquisición de un estado natural de meditación durante todo el día. Al final del noveno mes, habremos recibido varios dones, entre los que se encuentra la pérdida del deseo de comer y  su necesidad, junto con otros deseos que bloquean nuestro crecimiento consciencial.

No es "el no comer" el objetivo central del Sun Gazing. Es una consecuencia, un don más que se puede lograr y  que llama mucho la atención, pero no más que el desarrollo de otras habilidades psíquicas como la telepatía,  visión a distancia,  adivinación etc.


5.- ¿ QUE MANTENIMIENTO hay que hacer para conservar los beneficios adquiridos?

Depende de la fase desarrollada. Si has realizado la primera fase de los TRES MESES, y no vas a continuar, deberás mantener la práctica de Sun Gazing, cinco minutos diarios y andar, descalzo, sobre tierra cálida, durante 45 minutos. Si tu meta ha sido los SEIS MESES, 10 muntos de práctica diaria y andar, descalzo, sobre tierra cálida, durante 45 minutos. Si llegaste a los NUEVE MESES, 15 minutos de  práctica diaria o andar, descalzo, sobre tierra cálida, durante 45 minutos.

6.- MAS PREGUNTAS

¿ Que estudios se han realizado sobre esta técnica? 
¿ Es antigua esta práctica ?
¿ Es seguro mirar al sol durante ese tiempo ? 
¿ Es mejor por la mañana o por la tarde ?
¿ Los practicantes de Sun Gazing pertenecen a alguna organización? 
¿ Cómo saber más de Hira Ratan Manet ? 
¿ Podría el sol  causar lesiones a mis ojos? 
¿ No podría generarse  un cáncer de piel?
¿ Puede todo el mundo practicar?  
¿ Qué otros beneficios se obtienen ? 
¿ Cómo actúan los fotones sobre nuestro cuerpo ?
¿ Cuál es la actuación del sol sobre la glándula pineal o el hipotálamo ?
¿ Por qué lo primero que se consigue es la salud mental  ?
¿ Es preferible andar sobre hierba?
¿ Qué ocurre si no hago el mantenimiento ?
¿ Qué estímulos  nos quedan, si dejamos de comer? 



Para encontrar la respuesta, entra en  estos links:

Hermandad Blanca Conferencia de Hira Ratan Manek 18 de abril de 2009. Cataluña, Barcelona
Mirando el Sol  Otras Conferencias, Artículos, Experiencias etc


               

Un venerable samurái


El noble señor Naoshige estaba muy orgulloso por la destreza y contundencia de su sobrino, un joven guerrero, y así se lo manifestó al venerable Shoun, uno de sus más viejos samuráis:



-Nadie puede resistirse ante la fuerza y el vigor del joven Katsushige. Es admirable para su edad. Desafía incluso a los compañeros mayores que él. 

El anciano Shoun inclinó la cabeza con respeto y puso su rodilla y su puño derechos en el suelo, mientras con la izquierda apretaba la empuñadura de su espada.

-Si me lo permitís- le dijo -estoy dispuesto a luchar con él y apuesto mi vida a que lograré vencerlo, sin desenvainar.



-Maestro Shoun, sois un espejo para todos los jóvenes samuráis. ¿No teméis que, por vuestra edad venerable, el encuentro pueda resultar contraproducente ante la fogosidad del joven Katsushige?

-Dejad al Cielo que se exprese en el camino de la espada, noble Naoshige, y en el camino del viento.




-Sea, pues, como deseáis, pero sobre el tatami pondréis a prueba mi veneración y agradecimiento por vuestras enseñanzas y mi admiración por la fuerza e ímpetu de mi sobrino.


Aquella misma noche tuvo lugar el encuentro en el patio del castillo ante la presencia de un gran número de samuráis. A pesar del silencio y de la contención del momento, algunos se preguntaban si el viejo Shoun no había ido demasiado lejos en su desafío al joven erigido en paladín de los impacientes samuráis.

Una vez efectuado el saludo a los antepasados, inclinándose ante el tatami, al noble señor Naoshige, en medio de su Corte y el mutuo saludo de los contendientes, el joven y poderoso Kasushige desenvainó una de las espadas y se lanzó al ataque con todas sus fuerzas. Su frágil adversario lo esquivó con un leve movimiento que lo mantuvo en su puesto, mientras el joven evitaba dar con su cuerpo en el suelo. De nuevo, se abalanzó sobre el anciano Shoun con una fuerza y una fogosidad que hicieron brotar un murmullo en la noche. El viejo samurái aprovechó el impulso de su oponente y se deslizó en su estela ante el asombro general. Se diría un paso del kabuki o quizás del teatro. No. Nadie había visto el movimiento del maestro, ni conocían que, en su madurez, se había iniciado en el camino del Taichí Chuán.


Una y otra vez el joven Katsushige se levantó y se volvió a arrojar sobre su enemigo, con ambas espadas desenvainadas y en posición de ataque. El Maestro Shoun continuó sin desenvainar las suyas, deslizándose con los pasos de la nube sin nombre y de las crines del caballo. Parecía detener el aire y abrir espacios de vacío en donde se precipitaba su oponente. Al final, se diría que el Maestro iba indicando al joven samurái sus movimientos y éste le seguía dócil, pero furioso, en la senda que trazaba el anciano.


Llegó un momento en el que la misma luna se detuvo para contemplar la suave danza del venerable anciano y la lucha indómita del joven samurái. En el rostro de uno, brillaba el sudor; en el del otro, una amable serenidad que infundía respeto. Finalmente, el joven perdió el control, hasta dar de bruces contra el suelo, clavándose en el muslo su propia espada.

El anciano le ayudó a levantarse para que pudieran ambos inclinarse ante el noble señor Naoshige, ante los antepasados y, finalmente, ante ellos mismos para ratificar la expresión del Cielo.

Cuando el señor Naoshige ponía sobre sus hombros el blanco cendal de la victoria,  escuchó,  casi en un susurro:

-Sentirse orgulloso de su fuerza, cuando aún no se domina la fogosidad, es como vanagloriarse públicamente de sus defectos.

-Pero has vencido, venerado Shoun.

-No, mi señor, hemos salvado a un buen samurái.







Autor: José Carlos García Fajardo

MIRANDO EL SOL. Sun Gazing (I)



Ayer, día 13 de Julio, hubo una conferencia, en el Parque del Alamillo, Sevilla,  de Hira Ratan Manet, sobre la técnica denominada "Sun Gazing", también conocida como curación solar, observación solar, Sun Yoga, Surya Yoga y Solar Yoga. Práctica que consiste en mirar, durante unos minutos,   directamente al Sol, en su ocaso o salida.


Hiran Hatan Manek 001 Ratan Manet viaja por el mundo sin cobrar por sus cursos y charlas. Le pagas el billete de avión, le aseguras alojamiento y viene a comunicar su sabiduría, dondequiera que le convoques. Ni siquiera tienes que preocuparte por sus dietas, puesto que no come… Pasó de ser un empresario preocupado a ser un
maestro sin discípulos, un sereno y tenaz transmisor de una técnica sencilla basada en el mirar al Sol, cuyos protocolos estableció él mismo. Se trata del Sun Gazing. Dicha herramienta, afirma, nos lleva al desarrollo espiritual, pasando antes por la limpieza emocional, mental y física. Ratan Manek llega, da su mensaje y se va. No demora ni medio segundo en trivialidades o en ningún tipo de interés turístico...
  
Si deseas saber más sobre la  técnica de mirar al sol, para obtener beneficios  como curar defectos de la vista, sanación mental,  aumento del nivel de energía y disminuciones del apetito - hasta no tener necesidad de comer -, o conexión con la naturaleza, por ejemplo, puedes leer la entrevista  completa a  Ratan Manet, entrando  Aquí

PARA NO ENFERMAR





SI NO  QUIERE ENFERMAR..........

...HABLE DE SUS SENTIMIENTOS.
Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna. Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer. Entonces vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros "secretos", nuestros errores!!...El diálogo, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio y una excelente terapia!!.

...TOME DECISIONES.

La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana está hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber y renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

...BUSQUE SOLUCIONES.

Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe. Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

...NO VIVA DE APARIENCIAS.

Quien esconde la realidad finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc. está acumulando toneladas de peso...Una estatua de bronce con pies de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

...ACEPTESE.

El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos, quienes no se aceptan a sí mismo...son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos. Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

...CONFíE.

Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas.
Sin confianza, no hay relación humana. La desconfianza es falta de fe en sí mismo, en los otros y en Dios.

...NO VIVA SIEMPRE TRISTE.

El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida.
La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. "El buen humor nos salva de las manos del doctor". La alegría es salud y terapia.



Autor: Dr. Dráuzio Varela