COMO LAS FLORES



Se cuenta que, en una ocasión, fue un discípulo, muy preocupado, a consultar con su maestro:

 - Maestro, ¿qué debo hacer para no sentirme molesto por el comportamiento ajeno? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas... Y sufro. 

- ¡Pues vive como las flores!- advirtió el maestro. 

- Y ¿cómo es vivir como las flores?- preguntó el discípulo. 

- Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín-. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura y el aroma de sus pétalos. 

No es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse... 

Fuente: Taringa 

No hay comentarios:

Publicar un comentario