MIRAR LA RESPIRACIÓN. Hablando con Zhao Laoshi




Habían finalizado los ejercicios de Tai Chi, en el Luxun Park.  Zhao Laoshi miraba una flor que cantaba a la vida, al racibir los primeros rayos del sol,  aquella mañana de otoño, en Shanghai. Su discípulo, Huan Ji, observó cómo la flor sonreía, cuando el maestro le aproximó su mano abierta, en gesto de caricia, sin llegar a rozarla.  No se sorprendió, conocía la fuerza del chi de Laoshi.  


Deseoso, en todo momento, de  recibir la sabia enseñanza del maestro,  se atrevió a interrumpir su contemplación.


-Maestro, es frecuente encontrarse con personas que dicen que "no saben respirar"; así, como si dijeran que no saben hablar, hablando.

-Si, me he encontrado muchos alumnos que me han dicho eso.  Pero, por suerte, no se deja de respirar por el hecho de no saber hacerlo. Afortunadamente, la sabia naturaleza suple esa ignorancia y mantiene vivos, respirando, incluso a quienes no saben hacerlo.  La respiración es un fenómeno natural que se produce inconscientemente. Cuando alguien dice que no sabe respirar, nos está diciendo que no se ha parado nunca a observar su respiración, que no es consciente de cómo se produce.


 - Pero la respiración es lo mas importante y esencial de nuestra vida. Es la propia vida, su aliento.


- La respiración es una de las dos fuentes de obtención del Chi. Como sabes, la otra es la alimentación. Tenemos que tomarnos muy en serio la calidad de estas dos fuentes del llamado "chi posnatal" o "chi del fuego", del que tanto necesitamos, si queremos gozar de buena salud y de larga vida. Si nuestra alimentación o nuestra respiración son de mala calidad, se producirá un desgaste lamentable en nosotros. Debemos dedicar mucho tiempo al aprendizaje de la forma adecuada de respirar  que es la base del chikung y del taichi. Estoy convencido de que, sin el adiestramiento de  la respiración, de nada sirve conocer y practicar muchos ejercicios de Chikung o de Taichi. Es más, hasta podrían convertirse en algo contraproducente.

- El deterioro de nuestra salud se relaciona directamente con una deficiente respiración, ¿no es cierto, Laoshi ?

- Evidentemente, mi querido Huan. La sangre necesita limpiarse  en nuestros pulmones. Y cada una de las células necesita recibir el oxigeno, para mantenerse en funcionamiento. No sólo las células musculares. Está comprobado que, muchas veces, el oxigeno necesario para las células cerebrales es mayor que el que necesitan las células musculares. La deficiencia de oxígeno en nuestro cerebro, además de hacer que nos sintamos mareados y pesados, dificulta nuestra capacidad de pensamiento, nos impide pensar con claridad, produciendo serias dificultades en la memoria.



- ¿Quiere esto decir que la falta de memoria en las personas mayores -y no tan mayores- puede  estar relacionada con una mala respiración?

- Cierto, así es. La forma de respirar  se va deteriorando conforme avanza nuestra vida. Fíjate en cómo respiramos en estas tres etapas de nuestro desarrollo humano: niños, adultos, mayores. 
Los niños respiran desde el abdomen y su respiración es plena, siendo más prolongada la inspiración que la espiración.; al introducir más cantidad de oxigeno, sus mentes están más despejadas que las de los adultos.  
Los adultos, cuando llegamos a los treinta años, aproximadamente, dedicamos el mismo tiempo a la inspiración que a la espiración; el  diafragma aún sigue activo, aunque con movimiento reducido,   y aún disponemos de suficiente oxigeno para mantenernos sanos y mantener el cerebro en buena actividad y rendimiento. 

- ¿Y qué pasa cuando nos hacemos mayores?

- De mayores,  a medida que vamos envejeciendo, abandonamos la actividad del diafragma, ya no se desplaza arriba y abajo, moviendo los pulmones, ni masajea los órganos internos. Se confía  en el movimiento del pecho para respirar. La respiración es cada vez más superficial. La espiración se hace más prolongada que la inspiración. El oxigeno llega insuficientemente a las células cerebrales. Se pierde capacidad de pensar y lucidez mental. Perdemos la memoria. Y debido a la falta de oxigeno,  también se produce el desgaste de las células musculares, dando como resultado el envejecimiento. Como verás, es de capital importancia para la salud cuidar la respiración, aumentando el suministro de oxígeno. 



- Si la respiración es algo que se produce de forma inconsciente, ¿cuál es nuestro quehacer ?


La naturaleza es sabia y, para seguir vivos,  no necesitamos ser conscientes de  la respiración o de otros procesos vitales como de la circulación de la sangre o del Chi. Por suerte  es así, de lo contrario, si fuera necesario ser conscientes, la vida se habría extinguido conforme hemos ido perdiendo la consciencia, es decir, hace mucho tiempo. La respiración sigue, sin nuestra colaboración, aun a pesar nuestro. 
Nuestra respiración continúa, afortunadamente más relajada, cuando estamos dormidos. Es lamentable que haya muchas  personas que tienen que dormir conectadas a una maquina  que les proporciona oxigeno, por padecer de "apnea del sueño"; posiblemente, el creciente número de personas que padecen esta deficiencia sea muy significativo de la sociedad en que vivimos. Nos hemos olvidado de respirar. No sabemos respirar. Para la mayoría de las personas, pasan los días, los meses, los años..., sin tener ni un sólo minuto de consciencia de ese movimiento constante que es nuestra respiración, nuestra vida. ¡Es una pena! ¡Vivir sin ser conscientes de la vida ! 
Buscamos, estudiamos, nos reunimos, participamos en conferencias, acudimos a maestros, nos conectamos a Internet, en búsqueda constante ¿de qué ?.  Hay quienes se cansan de la palabrería, de los bellos conceptos, de las grandiosidad de las acciones generosas, y deciden mirar hacia dentro. Intentan hacer el silencio y se encuentran con su respiración. El secreto de la vida. El secreto de la lucidez de la mente. El secreto de la paz y la serenidad en sus sentimientos. "No encontraba las gafas, y las llevaba -¿sabes donde?- puestas". Nos ocurre a diario. ¡Ser conscientes de la respiración, qué gran hallazgo!.


- Entonces, éste sería el primer paso:  tomar consciencia  de nuestra respiración ?


- Si. efectivamente. Si nos hubiéramos olvidado de hablar, tendríamos que comenzar por tomar consciencia de los movimientos de nuestra boca, labios, lengua, garganta...No es nada difícil ser conscientes de nuestra respiración. No hay que controlarla ni alterarla, solo observarla, así de fácil.  Nos limitamos a encontrarnos con nuestra respiración. Observarla, en su ritmo natural.

- Bien. ¿Qué ejercicios debemos hacer, maestro?

- Yo diría que, antes de hacer ningún ejercicio de regulación de la respiración,  se debe dedicar un tiempo  programado, unos minutos determinados,  por la mañana y por la tarde, a observar nuestra respiración, conscientemente, intentando que nuestro pensamiento esté  aquí, sólo en esto. Mirar la respiración, observar el movimiento  que se produce en nosotros cuando respiramos. 
No juzgar, sólo observar. Respetarla. No importa que sea corta, superficial o imperceptible.  Es nuestra respiración, la que nos ha dado vida todos estos años. Tomar consciencia de ella, como es. Cinco minutos, por la mañana, y otros cinco, por la tarde, al principio. Luego, a medida que vas disfrutando de esa toma de conciencia de la vida, ir dedicando más tiempo, diez, quince minutos. Es el tiempo que estás dedicando a vivir. No lo escatimes. Es lo más importante que  tienes que hacer, sin duda. Sólo por el hecho de observar nuestra respiración se calma nuestra mente, produciéndose la bajada de su frecuencia. Y la regulación de nuestra mente es de capital importancia para el proceso de regular la respiración.

-¿Y qué relación hay entre la respiración y  nuestras emociones?

- Cuando hablo de regular la mente, me refiero a la mente emocional. Las emociones están íntimamente relacionadas con la respiración. Observamos  que, cuando estamos enfadados, espiramos con más fuerza que inspiramos; si estamos tristes, ocurre a la inversa, nuestra inspiración es más larga. Sólo cuando nuestra mente está sosegada y tranquila, se igualan, en tiempo de duración, la inspiración y la espiración. Lo primero a conseguir,   en el entrenamiento de la respiración, es la regulación de la mente emocional. Debemos empezar por regular la mente emocional, si queremos tener una respiración tranquila, uniforme y reposada. En chino se dice "Xin Xi Xiang Yi"que significa " El corazón y la respiración son mutuamente dependientes".

- Según esto ¿qué debemos regular primero, la respiración o  la mente?


- Existe una interdependencia.  Una mente regulada nos da una respiración tranquila y sosegada. Una respiración uniforme y reposada tranquiliza la mente, es como si la hipnotizara. Por eso, cuando estamos alterados emocionalmente, no hay nada mejor que hacer respiraciones profundas, conscientes y controladas, mirándolas sosegadamente.


-Creo que ya tengo suficiente, por hoy. Haré el ejercicio que propone de observación de la reapiración, intentando que sean 15 minutos, mañana y tarde. Pero tenemos que  seguir hablando de la respiración. Creo que hay mucho que aprender. 
Gracias, maestro Zhao. 

J L


R


No hay comentarios:

Publicar un comentario