LOS DOS PÁJAROS



Habían, una vez, dos pájaros que se encontraban, placenteramente, posados en un mismo sauce. Uno de ellos, el que se encontraba en la rama  más alta, rompiendo un largo silencio, dijo al de abajo:

- ¡Qué bellas son estas hojas tan verdes!


El otro, miró hacia arriba  y creyendo que se trataba de una tomadura de pelo (o plumaje, en este caso) le contestó con desdén:

- ¿Estás ciego o qué? ¿No ves que son blancas?

El de arriba, muy molesto, respondió:
- ¡El ciego eres tu! ¡Son verdes!


Y el otro, con el pico hacia arriba, respondió, muy enfadado:

- Te apuesto las plumas de la cola a que son blancas. Eres un asno ciego.


Al pájaro de arriba se le encendió la sangre y, sin pensárselo dos veces, se precipitó sobre su compañero para darle una lección. 

Cuando estuvieron cerca el uno del otro, con las plumas erizadas por la ira, antes de lanzar el ataque, el pájaro que que había descendido miró hacia arriba, en la misma dirección en que miraba el compañero, y se quedó mudo, con el pico muy abierto, hasta que, sin salir de su asombro, pudo decir:
-¡Son blancas...! ¡Las hojas son blancas....! Sígueme, por favor, compañero.


Volaron hasta la rama más alta del sauce,  y los dos exclamaron, al unísono:

- ¡¡¡Son verdes!!!


(Cuento de autor desconocido)

No hay comentarios:

Publicar un comentario