CORRER CON LA VIDA



"¿Qué hay de malo en su búsqueda de lo agradable y en su huida de lo desagradable? El río de la vida corre entre las orillas del dolor y del placer. Es solo cuando la mente se niega a correr con la vida y se aferra a las orillas, cuando eso deviene un problema. 
Por correr con la vida quiero decir aceptación, dejar que venga lo que viene y que se vaya lo que se va. 
No desee, no tema, observe lo que acontece, cómo y cuando acontece, pues usted no es lo que acontece, usted es a quien ello acontece. Finalmente usted no es ni siquiera el observador. Usted es la potencialidad última de la que la consciencia omniabarcante es la manifestación y expresión. 

-Sin embargo, entre el cuerpo y el sí mismo hay una nube de pensamientos y de sentimientos que no sirven ni al cuerpo ni al sí mismo. Estos pensamientos y sen-timientos son inconsistentes, transitorios y desprovistos de significación, mero polvo mental que ciega y sofoca; sin embargo, están ahí, oscureciendo y destruyendo. 

"Ciertamente, la memoria de un acontecimiento no puede pasar por el acontecimiento mismo. Tampoco lo puede su anticipación. Hay algo excepcional, único, en el acontecimiento presente, que no tienen el acontecimiento pasado ni el venidero. Hay en él una viveza, una actualidad; destaca como si estuviera iluminado. En lo que acontece ahora hay el «sello de la realidad», que el pasado y futuro no tienen. 

-¿Qué es lo que da al presente ese «sello de la realidad»? 

"No hay nada peculiar en el acontecimiento presente que lo haga diferente del pasado y del futuro. Por un momento el pasado fue actual y el futuro lo devendrá también. ¿Qué hace al presente tan diferente? Obviamente, mi presencia. Yo soy real porque yo soy siempre ahora, en el presente, y lo que está conmigo ahora participa en mi realidad. 
El pasado está en la memoria, el futuro, en la imaginación. No hay nada en el acontecimiento presente mismo que lo haga destacar como real. Puede ser un suceso simple, periódico, como la campanada de un reloj. A pesar de nuestro conocimiento de que las campanadas sucesivas son idénticas, la campanada presente es completamente diferente de la anterior y de la siguiente, en tanto que recordada, o esperada. 
Una cosa enfocada en el ahora está conmigo, pues yo soy siempre presente; es mi propia realidad la que yo imparto al acontecimiento presente.


Nisargadatta Maharaj, "Yo soy Eso"

3 comentarios:

  1. ¡MAGNÍFICO! ESTO JUSTO ERA LO QUE ESTABA ESPERANDO OIR EN ESTOS MOMENTOS.
    GRACIAS POR ESTA SINCRONICIDAD QUE HACE QUE TODOS VIVAMOS DE UNA MANERA "DULCEMENTE ENCADENADOS", Y ASÍ CONSTATAMOS LA UNIDAD DE TODOS LOS SERES.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a la Vida que nos da tanto...sincronicidad, dulce encadenamiento y unidad inevitable. Nos da lo que esperamos, en el momento oportuno siempre, aunque, a veces, no sepamos verlo.
    Gracias a ti que, al desear oír estos pensamientos los has precipitado, convirtiéndote en coautora de ellos y en cogestora de este blog que los sirve, los pone ahí, sin preguntarse sobre su importancia o transcendencia, en la confianza de su utilidad posible para alguien, de vez en cuando.
    Un sincronizado abrazo (suena algo cursi, ¿no?).
    Vale.

    ResponderEliminar
  3. Los abrazos dados con sincronicidad y Amor, ¡cómo van a sonar cursi! ¡Eso no suena: se sienten con gratitud y Amor! Gracias por el Blog.

    ResponderEliminar