EL HOGAR ES EL CAMINO

Thich Nhat Hanh, monje vietnamita



"No hay camino al hogar, el hogar es el camino."

La Navidad es un tiempo para la familia, cuando los miembros de la familia regresan a su hogar. Dondequiera que estemos, tratamos de encontrar un camino a casa para estar con nuestra familia. Es como la fiesta del Tet en la cultura vietnamita. Decoramos nuestra casa y encontramos maneras de hacer que nuestro hogar esté cálido y acogedor. Todos anhelamos tener un hogar que sea cálido y amoroso, donde sentimos que no necesitamos ir a ninguna parte, ni hacer o perseguir nada nunca más.
Es lo que podemos llamar nuestro "verdadero hogar". Todos tenemos ese anhelo, ese deseo profundo de estar en nuestro verdadero hogar. La búsqueda de nuestro hogar.

Jesús, tan pronto como nació, tuvo que huir de inmediato y ser un refugiado, un fugitivo sin hogar. Cuando creció y se convirtió en un hombre joven, ocurría lo mismo, era aún un vagabundo sin un hogar real al que regresar. En uno de sus discursos, se quejó de que hasta los pájaros tienen nidos a los que regresar o los conejos y ardillas tienen madrigueras, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza, ningún sitio al que llamar hogar.

Siddhartha, como adulto, se encontró en una situación similar. Él nació en una familia real que era rico y privilegiado. Podía tener todo lo que deseara. Tenía una bella esposa y un buen hijo. Él tenía un futuro brillante por delante de él, destinado a ser rey y gobernante de un gran imperio. Pero aún así, él no se sentía cómodo, incluso con todo esto. No se sentía como en casa. No estaba en paz. Por lo tanto, un día, decidió dejar a su familia en busca de su verdadero hogar, en busca de la paz interior.

Tanto Jesús como Siddhartha estaban buscando su verdadero hogar. Querían encontrar una morada cálida donde no tendrían que buscar nada nunca más y donde sentirse como en casa y en paz. Los occidentales tienen un dicho: "En ningún sitio como en casa", que expresa la sensación de que no hay nada como volver a casa después de haber estado fuera. Y sin embargo, algunos de nosotros no nos sentimos como en casa, no sentimos que tenemos un hogar al que regresar, incluso en nuestras propias familias. Esto se debe a que en nuestras familias, no hay suficiente calidez, ni suficiente amor, tranquilidad, paz y felicidad.

Algunos de nosotros tenemos una patria, viviendo en el país donde nacimos, pero aún así queremos escapar e ir a otro lugar. Sentimos que no tenemos una patria. Algunos judíos sienten que todavía no tienen una patria. Han estado vagando y buscando una patria durante miles de años - un lugar, un pedazo de tierra al que llamar hogar. Incluso hoy en día aún no han encontrado su patria. Y nosotros - los franceses, los americanos, los británicos, y los vietnamitas - todos tenemos un país al que llamar nuestra patria, pero aún así, no nos sentimos satisfechos y algunos de nosotros queremos irnos. Esto se debe a que no hemos encontrado nuestro verdadero hogar en nuestro corazón. 

En esta época, incluso si compramos un árbol de Navidad para decorar nuestro hogar, no significa necesariamente que hayamos encontrado nuestro verdadero hogar, o que estemos a gusto viviendo en nuestra patria. Para que nuestro hogar sea verdad, es necesario que haya amor, calidez y plenitud.

"No hay camino al hogar, el hogar es el camino."
Los medios y los finales no son dos cosas separadas. No hay camino para regresar a nuestro hogar. Nuestro hogar es el camino. Una vez que damos un paso en ese camino al hogar, estamos en casa justo en ese momento.
No hay camino a la felicidad, la felicidad es el camino. 
No hay camino para el Nirvana, el Nirvana es el camino. 
Cada respiración y cada paso tienen la capacidad para llevarnos de regreso a nuestro verdadero hogar, en el aquí y ahora. 
Vamos todos a disfrutar de nuestra práctica de volver a casa esta temporada navideña. Vamos a estar verdaderamente en nuestro hogar interior, y así convertirnos en un hogar para nuestros seres queridos y todos nuestros amigos.

Leer mas...

R

No hay comentarios:

Publicar un comentario