No actuar para no dejar de hacer






El que se entrega al estudio 
crece, día a día;
el que escucha al Tao
disminuye, día a día;
disminuye y disminuye 
hasta alcanzar la no-acción,
y como no actúa, nada hay que deje de hacer.

Quien aspire a conquistar el mundo,
permanezca siempre libre de todo quehacer.
El hombre ocupado,
no puede llegar a conquistar el mundo.
Lao Tse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario