¿ESTÁ ENFERMA SU CASA?


La Geobiología y la Radiestesia tratan especialmente de todo aquello que pueda afectar a la salud o al bienestar de las personas en su entorno y más concretamente en su habitat.

La proliferación y aumento espectacular de enfermos y enfermedades a pesar de los avances médicos están directamente relacionados con las alteraciones del medio ambiente y particularmente, con las zonas geofísicamente alteradas (lugares donde los parámetros naturales de una zona se encuentran modificados) y la aparición de radiaciones electromagnéticas artificiales (líneas de transporte eléctrico, transformadores, electrodomésticos, microondas, emisoras de radio, TV y celulares, etc.) en el entorno.


FACTORES DE RIESGO EN EL HÁBITAT:



1º Los materiales de construcción, sus niveles de radiactividad, su composición –en muchas ocasiones tóxica y/o amplificadora de las radiaciones de la propia tierra.
2º Los campos eléctricos y magnéticos –ya sea producidos por causas exteriores a la vivienda (líneas de alta y media tensión, transformadores, vías de tren electrificadas, etc.) o generados en el interior de la vivienda como electrodomésticos, instalación eléctrica inadecuada, microondas, teléfonos móviles etc.
3º La ionización del aire.
4º El ruido.
5º Las formas estructurales de la casa y de su interior, la distribución de la misma, etc.
6º La orientación.
7º La luz y el color.

El adecuado estudio y armonía de la vivienda y lugar de trabajo conforma una auténtica ciencia del habitat como base de una salud equilibrada y a que la mayoría de las enfermedades podrían tener su origen en una debilitación del sistema inmunológico (defensas corporales) producida en la mayoría de las ocasiones por las alteraciones del entorno. Un Radiestesista ayudará a detectar las anomalías y junto al Feng Shui ayudarán a una mejor calidad de vida.

Para las personas que desconozcan la Geobiología y la Radiestesia puede resultarse confuso o simplemente increíble entender y asimilar que la influencia de ciertas perturbaciones naturales pueda afectar al ser humano hasta el punto de constituir la principal causas de la aparición de la mayoría de las enfermedades. Incluso los animales y las plantas pueden enfermarse. Sin embargo, la evidencia del trabajo diario de gran número de expertos en Geobiología y Radiestesia, además de los numerosísimos estudios e investigaciones realizados, indican que existe una relación directa entre la causa –los lugares alterados o enfermos- y el efecto –el trastorno o enfermedad. (
Del libro “Medicina del Habitat “ de Raúl de la Rosa)





La geobiología es una ciencia nueva con raíces muy antiguas que combina conocimientos añejos como el feng shui -arte chino de vivir en armonía con la naturaleza-, y con características de otras civilizaciones como las egipcia, romana, griega y la de los aborígenes de todo el planeta, las cuales generaban sus ciencias a partir del respeto y la armonía con su hábitat.

Es la ciencia que estudia la interacción de los sistemas biológicos con su hábitat o entorno. La geobiología ofrece soluciones simples a problemas difíciles como estrés, insomnio, ansiedad, depresión, fatiga crónica, falta de concentración, dolor de cabeza, alergias y caída del cabello, enfermedades típicas de nuestra época. Esta ciencia también tiene en cuenta a los animales porque pueden ser indicadores de problemas ambientales en determinados lugares. Es interdisciplinaria porque abarca un campo muy extenso de estudio donde incluye física, biología, química, astronomía y las matemáticas. Uno de sus representantes fue el doctor alemán Ernest Hartman, a quien se debe el descubrimiento de la red de energía natural o telúrica, de dirección norte-sur, este-oeste.

La salud está íntimamente relacionada con el lugar que habitamos, ya que en él pueden existir zonas geopatógenas o alteradas energéticamente, negativas para la salud. La ubicación de nuestra cama, y el lugar de trabajo, pueden estar afectados por energías naturales y artificiales. Los aparatos de la civilización moderna, la energía eléctrica, tanto en el interior del hábitat, como las que provienen del exterior, líneas de alta tensión, transformadores, antenas, cercanías a fábricas, aeropuertos, también las aguas subterráneas -que suelen producir rajaduras en las viviendas con una humedad ascendente de difícil reparación-, pueden en determinados lugares afectar nuestro sistema inmunológico, dando lugar al desencadenamiento de una enfermedad.

Es la geobiología la que tiene en cuenta todos estos detalles, y la búsqueda de soluciones a los problemas que afectan directa y destructivamente sobre nuestro bienestar.

Además, esta ciencia nos enseña el respeto a la naturaleza y la necesidad de armonizar con ella, como la importancia de alimentarnos y de respirar de manera sana. La Organización Mundial de la Salud, en sus estudios sobre contaminación electromagnética, define esta situación como síndrome del edificio enfermo. Con la geobiología y a través de la radiestesia (sensibilidad a las radiaciones) podemos detectar las zonas alteradas y ofrecer desde este ámbito soluciones a problemas de salud que en sus inicios pueden ser insignificantes y luego transformarse en enfermedades crónicas o degenerativas.

Las medidas correctoras del medioambiente, están diseñadas para eliminar sus efectos negativos y en las medidas preventivas o protectoras, que son aquellas que se diseñan para prevenir impactos ambientales que puedan causar la ejecución de una determinada obra.

Los centros hospitalarios en Cuba cuentan con especialistas en medicina del hábitat, que son los indicados para ofrecer su ayuda en la solución a problemas de salud que estén relacionados o causados por el medio que nos rodea.

Fuentes: Lugares Geopatógenos  y  Bohemia





No hay comentarios:

Publicar un comentario