AMAR SIN ATADURAS.




Conjuro Sioux


Cuenta una vieja leyenda de los indios sioux que, una vez, dos jovenes,  Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu, llegaron, hasta la tienda del viejo brujo, tomados de la mano.
 

 
-Nos amamos-empezó el joven.
-Y nos vamos a casar-dijo ella. - Y nos queremos tanto que tenemos miedo a que nuestro amor sea perecedero.
-Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán.
-Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos.
-Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro, hasta encontrar a Manitú en la muerte.
-Por favor, anciano sacerdote,  dinos qué tenemos que  hacer.

El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes, esperando su palabra. 

-Hay algo?-dijo el anciano, después de una larga pausa-.  Pero no sé... es una tarea muy difícil y sacrificada. 
-No importa. No importa, haremos lo que nos digas.

-Bien. Nube Alta, ¿ves el monte, al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola, y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí, con vida, el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste? 

La joven asintió. en silencio. 

-Y tú, Toro Bravo, deberás escalar la montaña del trueno y, cuando llegues a la cima, encontrar la más bravía de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, deberás atraparla, sin heridas, y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta. Salgan ahora.

 
Los jóvenes se miraron con ternura y, después de una fugaz sonrisa, salieron a cumplir la misión encomendada; ella hacia el norte, él hacia el sur.


El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.
El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda, lo mejor de su estirpe.

-¿Volaban alto?
-Sí. pero aquí están, como pediste. ¿Y ahora?¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre? 
-No.
-Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne?.

-No, nada de eso.  Tomen las aves y atenlas entre sí, por las patas, con estas tiras de cuero. Cuando las hayan anudado, suéltenlas para que  vuelen. 

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros.
El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en la tierra. Unos minutos después, irritadas por la impotencia, las aves arremetieron a picotazos entre sí, hasta producirse graves heridas.

-Éste es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que, además, tarde o temprano, empezarán a herirse  uno al otro. 

Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos, pero jamás atados.



Fuente: Mundo Mágico


...........................................................................................







EL MATRIMONIO
  













 
Nacisteis juntos y permaneceréis para siempre. Pero dejad que crezcan espacios en vuestra cercanía. Y dejad que los vientos del cielo libren sus danzas entre vosotros.


Amaos el uno al otro, pero no permitáis que el amor  sea una atadura.

Haced del amor un mar que se mece entre las orillas de vuestras almas.

Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una sola.

Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad  juntos y estad alegres, pero permitid que cada uno de vosotros sea independiente.

Las cuerdas de un laúd están separadas, aunque vibren con la misma música.

Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero lo tenga. Porque sólo la mano de la vida puede contener los corazones.

Manteneos unidos, pero no demasiado juntos: Los pilares sostienen el templo, estando separados.

Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés, ni el ciprés bajo la del roble.
                       (Gibran  Khalil Gibran, en el libro “ El Profeta”)





No hay comentarios:

Publicar un comentario