Andando hacia la Salud


CAMINAR Y CHI KUNG



El entrenamiento de qigong (chikung) comprende varios procesos que debemos tratar de regular. 

Uno es la acumulación y nutrición del Qi (chi) proveniente de las distintas fuentes, para tener una energía poderosa y de gran intensidad.

Otro proceso es transformar ese Qi para que forme parte de los procesos vitales de nuestro organismo.

Otro proceso es limpiar, desbloquear y dinamizar el Qi para que circule fuerte, fluido y sin limitaciones.

También es importante conservar una intensidad, polaridad adecuadas para que nuestra energía no nos traiga efectos no deseados, por insuficiencia o por exceso.

Todo esto suena bastante complicado y quizá te sientas inseguro/a, a la hora de organizar tu práctica. Es bueno que sepas que hay un ejercicio que suele hacer varias de estas cosas en forma natural y sencilla.

Se trata de "CAMINAR".

Cuando caminamos, movilizamos practicamente todos los músculos y tendones del cuerpo. La caminata al ser una acción constante e ininterrumpida, rítmica y simétrica, contiene todos los elementos que se pueden resumir en una palabra: ARMONIA.

La caminata requiere armonía. Y provee armonía al sistema.

La caminata es dinámica, y dinamiza.

El caminar requiere una adecuada combinación de Yin y Yang. Avanzamos el pie izquierdo y el brazo derecho, y viceversa.
Cuando apoyamos el talón derecho tenemos presionado el metatarso izquierdo y viceversa.
No hay dos partes Yin ni dos partes Yang que trabajen al mismo tiempo en el proceso de caminar.

Caminar es un ejercicio perfecto.


Sin siquiera adentrarnos en el plano energético, ya sabemos que la caminata es el ejercicio más recomendado por todos los médicos del mundo. Una caminata rápida de 40 minutos, cuatro veces por semana, mantiene sano nuestro sistema cardiovascular y en muchos casos por sí sola, reduce la hipertensión en casos leves.

En los ancianos, su carencia es sinónimo de decaimiento y retroceso. No hay peor cosa para alguien que transita la tercera edad, que el sedentarismo.

Caminar ayuda a oxigenar el cuerpo, limpia de impurezas el cerebro, promueve una sensación de bienestar, nos calma y nos templa. Nos entretiene y nos ayuda a pensar.

Caminar no cuesta nada, es seguro, es eficaz. No requiere demasiado equipamiento (un buen par de zapatillas y ropa cómoda) .

Caminar ayuda a eliminar el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno en el cuerpo. El gasto calórico ayuda a regular el sobrepeso.

Si se camina con frecuencia es posible retraer y prevenir cuadros de artritis y problemas óseos y cartilaginosos, incluso hay quienes aseguran que el hábito de caminar modera cuadros de osteoporosis, porque estimula la formación de masa osea.

Adicionalmente, la caminata regular previene la constipación y favorece la depuración del sistema digestivo al brindar masaje al mismo.

Caminar ayuda a nutrir el sistema cartilaginoso.

Cuando se realiza a paso ligero, estimula la producción de endorfinas.

Finalmente, caminar mejora el sistema inmunológico porque aumenta la producción de sustancias de la sangre que combaten las infecciones.
Algo que mucha gente no sabe es que caminar consume prácticamente la misma cantidad de grasa que el correr.



Caminar, cuando practicamos Chi Kung


Una vez que has aprendido Chi Kung, ya nunca volverás a caminar como lo hacías antes. Antes te desplazabas, ahora caminarás. Antes ibas de un lado a otro, ahora vivirás cada paso conscientemente.

Hay varias cosas que debemos hacer como practicantes de Chi Kung, cuando caminamos:

1) Sea lenta o rápidamente, jamás caminarás apurado. El movimiento puede ser rápido, pero la mente debe ir tranquila.

2) Tomar consciencia de cada músculo, hueso y parte del cuerpo. Conservar y mejorar la relajación muscular.

3) Liberar las articulaciones. Cintura flexible, cadera viva, pies relajados, tobillos sueltos, brazos flojos...no caminar con tensión ni con contención física.

4) Respirar en forma profunda y natural, que la respiración no sea un proceso inadvertido hasta que se haya refinado.

5) Durante algún período de la caminata, preste atención a su dantian y entrene la acumulación.

Relajado, oxigenado, con movimientos armoniosos, bombeando sangre y chi a través de todo el cuerpo...los sistemas se armonizan, dinamizan y nivelan convenientemente.

Esto último es muy importante. Tanto que en muchos métodos de Qigong Marcial se suele predicar con muy buen tino: "Culminar la serie de ejercicios con una caminata".

Los Pies y la Energía

Cuando apoyamos el talón, el qi tiende a bajar, proyectándose a la tierra.

Cuando apoyamos el metatarso, el qi tiende a subir, desde la tierra hacia arriba y llegando a la cabeza.

Durante la caminata, ambos procesos se mezclan constantemente por el movimiento de estímulo y de ahí la enorme dinamización que se produce. Ambos circuitos se estimulan y se mantienen dinámicos.

Podemos mejorar este proceso, con un poco de consciencia, y manteniendo la cabeza elevada sin tensar el cuello y los brazos muy sueltos.

La medicina China Tradicional nos dice que cuando el Qi y la sangre fluyen libremente, el cuerpo mantiene su equilibrio Yin Yang y la enfermedad se aleja.

Caminemos todos los días, con la mente y el corazón puros, y veremos cómo diariamente, nos acercamos a la plenitud y nos alejamos de los padecimientos.

Autor: Horacio Di Renzo
Fuente:http://cultivarnos.blogspot.com/

2 comentarios:

  1. Si me lo permites voy a poner estas enseñanzas en mi blog,
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Todo nuestro Blog está a tu disposición. No podemos dejar de comunicar los conocimientos que llegan hasta nosotros pidiéndonos, a gritos, seguir su difusión. Nada nos resulta más grato que ver que lo que comunicamos adquere eco y se ensancha en el horizonte. Gracias a ti, Meli.

    ResponderEliminar